Grupos de Hombres

A que no hay huevos

camionetaJosé Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de hombres por la Igualdad

Cada vez que se pronuncia esta frase imagino a uno o más hombres decidiendo si asumen o no el riesgo a que se les reta.

El año pasado tuve el placer de colaborar como docentepara un curso onlinede Gizonduz [programa dirigido a los hombres que depende de Emakunde–Instituto Vasco de la Mujer] titulado «Hombres, igualdad y masculinidades».Me correspondió elaborar la unidad didáctica “Masculinidades y violencia”, y el texto que introducía la unidad trataba de explicar la importancia de entender la relación que existe entre masculinidad y violencia. La violencia es una parte esencial de la socialización de la masculinidad que busca afirmar la virilidad de quienes la practican para evitar parecer lo que no deben ser: débiles, homosexuales o femeninos.Este maridaje entre masculinidad y violencia está tan naturalizado que pasa desapercibido y nos cuesta ver que la mayoría de los protagonistas directos de las peleas —en colegios, campos de fútbol, incidentes de tráfico, sitios de copas o protestas— son hombres, que la violencia sigue siendo el argumento decisivo en la resolución de todo tipo de conflictos, que los protagonistas y las víctimas más frecuentesson hombres,y que es preciso acabar con este vínculo para combatir las violencias machistas y abordar la deconstrucción de la masculinidad.

El alumnado del curso podía optar, para ser evaluado, por desarrollar un trabajo en el que debían contar algún episodio del que hubieran sido testigos [o del que tuvieran conocimiento cierto]en que uno o más hombres se hubieran visto presionados a actuar violentamente o a poner sus vidas en peligro para no ser tildados de poco hombres; en el relatodebían desarrollar el contexto, el motivo, los protagonistas, lo ocurrido y lo que hicieron o dejaron de hacer las personas que observaron los hechos.Sus relatos muestran la frecuencia con que niños y adultos asumen riesgos para evitar que se cuestione su hombría: imitan a otros más diestros o temerarios buscando el reconocimiento del grupo que valora la violencia o el riesgo, beben más de la cuenta aunque tengan que conducir,o se enfrentan por conflictos entre sus hijos. (más…)

Anuncios

Fabrica de hombres

Fabrica de Hombres es un espacio donde se analiza la construcción de la masculinidad en los medios de comunicación. Películas, publicidad, series, cuentos infantiles, canciones todo pasa por las gafas violetas para cuestionar los roles de géneros y estereotipos que muchos hombres son obligados a cumplir. Porque cuando deconstruimos nos damos la oportunidad de construir lo que queremos. Y ya es hora de construir una sociedad igualitaria!

https://soundcloud.com/fabricadehombres
Locución, producción y edición: Jeanette Mauricio
Esta sección se emite en el programa Mézclate conmigo: mezclate-conmigo.blogspot.no/, por Canal Blau, en Barcelona, España.

Grupo de Hombres en Pie de Igualdad: Playa Honda (Lanzarote), 15 octubre 2014

 Talleres Tiemar. Grupo de hombres en pie de igualdad
texto alternativo
Lugar del evento:   Aula Tiemar Centro Cívico Playa Honda. C/ Fragata esquina Mástil
Municipio:  San Bartolomé
Fecha del evento:   15-10-2014
Horario:  18:00 horas
Precio:  Acceso libre y gratuito
Categoría:  Cursos y Talleres
La Asociación Rural de Mujeres TIEMAR informa a toda la ciudadanía Lanzaroteña de su programa  “Hombres en pie de Igualdad”.

Red de Hombres por el Cambio. Mozambique

Gracias a los compañeros de Homes Igualitaris acabamos de conocer la existencia de esta organización hermana y lo compartimos con vosotros y vosotras. FireShot Screen Capture #238 - '' - www_hopem_org_mzFireShot Screen Capture #237 - '' - www_hopem_org_mz

Grupos de Hombres – Valencia 1985

Descripción y análisis de una experiencia pionera de Grupos de Hombres. http://joanvilchez.com/articulos/grupos-de-hombres-valencia-1985/

Joan Vílchez Cambronero (Psicólogo-Sexólogo-Psicoterapeuta)

Comunicación presentada en el XV Congreso de la Sociedad Española de Psicoterapia y Técnicas de Grupo (SEPTG). Valencia, 13 Junio 1987.

1- LAS MOTIVACIONES: ¿Por qué crear Grupos de Hombres?

En los últimos años algo está cambiando en las actitudes y comportamientos de algunos varones. En ocasiones, más como consecuencia de los planteamientos feministas y antipatriarcales que como fruto de una reflexión entre los mismos.

Si bien algunos hombres se muestran solidarios con las mujeres en la búsqueda de unas relaciones más igualitarias entre los sexos y se cuestionan la masculinidad a nivel ideológico y en su vida cotidiana individual, no tengo conocimiento de que hayan prosperado los intentos, a nivel grupal, de preguntarnos cómo nos vivimos los varones.

De ahí surgió la idea de crear un Grupo de Hombres en Valencia, hace 2 años. De otra parte, la propia sensación de incomunicación entre las personas de mi sexo. Y por último, la hipótesis de que difícilmente cambiarán las relaciones entre los sexos si no hacemos una revisión crítica los varones, también, de nuestros roles y actitudes.

2 – LOS OBJETIVOS

Me propuse la creación de un espacio donde fuera posible otro tipo de comunicación entre hombres, distinta a la que conocía hasta entonces. Intentar una mayor sinceridad, con uno mismo y con los demás. No quedarnos en la superficie de los tópicos y estereotipos sociales que, en mi opinión, perpetúan la alienación e impiden un encuentro más auténtico entre nosotros.

Se trataba de poder reflexionar sobre el proceso social y personal a través del cual nos hemos ido construyendo como varones. Darme cuenta de qué experiencias, mensajes e influencias culturales han ido condicionando mi visión del mundo, mis actitudes, sentimientos, valores y comportamientos como “hombre”.

Cuestionar los modelos aprendidos e interiorizados, desde mi realidad cotidiana y mi deseo. Y abrir la posibilidad de cambiar, de reconstruirnos más libremente con el apoyo del grupo.

Como eje central me interesaba la sexualidad. Siempre me han sorprendido las enormes diferencias eróticas entre hombres y mujeres en nuestro contexto. La importancia que nuestra sociedad da a los genitales de unos y de otras, y cómo a partir de ahí, el proceso educativo impone roles tan rígidos y arbitrarios. Y cómo esto dificulta las relaciones personales.

Me interesaba, pues, explorar mi propia sexualidad como varón y dentro de un colectivo de varones, para entenderme y entenderlos mejor. Y establecer relaciones basadas en la cooperación y ayuda mutua y no en la competitividad; de igual a igual y no de poder; de respeto a las diferencias y no de normatividad; de confianza y no de juego de máscaras. Junto con otros hombres que desearan evolucionar y vivirse como personas, atravesando las limitaciones del rol fantaseado como masculino.

3- EL PROCESO DEL PRIMER GRUPO

En Octubre de 1985 propuse en Valencia, en una asamblea de la Societat de Sexologia del País Valencià, la creación de un Grupo de Hombres, con el objetivo de reflexionar sobre cómo vivíamos los varones nuestra sexualidad, y me ofrecí a coordinarlo.

Iniciamos el grupo 6 hombres de la Societat, reuniéndonos en bares y hablando de temas generales, ya que había cierto reparo en implicarnos al principio. Había que hacer un esfuerzo para no quedarnos en el mundo de las ideas y empezar a hablar de nuestras vivencias personales y cotidianas. A medida que íbamos creando un clima de confianza, aumentaban la sinceridad y la intimidad entre nosotros.

En cada reunión se incorporaban nuevos miembros y faltaba algún otro. Esto enriquecía al grupo, pero limitaba la cohesión y la profundización. Surgió la necesidad de cerrar el grupo y nos quedamos 12 hombres, la mitad de los cuales estábamos vinculados a la Societat de Sexologia, aunque en total participaron 17, de los cuales 5 vinieron ocasionalmente.

Nos reuníamos cada 2 semanas en casa de uno o de otro, al atardecer. Cenábamos juntos y charlábamos en círculo hasta la medianoche. En esta fase nos interesaban 2 cosas:

– Profundizar en las Reflexiones de cómo vivíamos algunos aspectos de nuestra sexualidad.

– Elaborar un Manifiesto que recogiera nuestras aportaciones como colectivo y ofrecerlo, desde la Societat de Sexologia del País Valencià, al público en general para el verano de 1986.

Para ello nos reuníamos, entre una y otra sesión del grupo, una pequeña Comisión de trabajo, sintetizando lo que se hablaba en las sesiones y ofreciéndolo al grupo para su discusión.

Al llegar el verano, hicimos la despedida del grupo, yéndonos al campo a pasar el dia juntos, en un clima festivo y cariñoso.

  (más…)

Cuidado y custodia. Artículo de Ainhoa Beola Olaziregi

chocolateAl grano y con datos nos dejamos de opiniones baratas. Bravo Ainhoa.Y gracias a ese 15% de hombres, esperamos que creciente que creen y viven la igualdad en los cuidados y en la responsabilidad

Extraido de: http://www.naiz.info/eu/iritzia/articulos/cuidado-y-custodia

Ainhoa Beola Olaziregi
 

Cuidado y custodia

Asistimos en los últimos días a mensajes sobre la necesidad de la custodia compartida. Supongo que se asume y defiende la corresponsabilidad en los cuidados, desde el mismo momento en que la criatura nace.

2013/10/02

Y de ser así, estamos ante una buena noticia, pues ello supondrá que hemos avanzado a la hora de compartir el trabajo relacionado con la crianza y cuidado, independientemente de que la pareja se mantenga unida o esté inmersa en un proceso de divorcio.

Datos recientes del Eustat acreditan que el 93,3% de quienes solicitan una reducción de jornada para dedicarse al cuidado de menores son mujeres, que el 90% de quienes solicitan una excedencia por el mismo motivo siguen siendo mujeres, y que solo uno de cada siete padres dedican el mismo tiempo que las madres al cuidado de las y los hijos en la CAV.

Es un error comenzar a debatir sobre el cuidado, crianza y custodia de los niños cuando se dé un divorcio contencioso, pues el mero hecho de dar una vida debe de hacer que las parejas se impliquen en igualdad y desde principios de corresponsabilidad, en las labores de crianza y cuidado; y porque en momentos de enfrentamiento los niños deben de quedar fuera del litigio por su propia seguridad y bienestar.

Pero si atendemos a los datos de divorcio, vemos que el 64% de los procesos de divorcio se gestionan de mutuo acuerdo. En el 93% de estos casos ambos progenitores deciden que la custodia de las y los menores la ostente quien ha cargado con el peso del cuidado y atención, la madre. Y en el 5% de los casos ambos progenitores deciden compartir la custodia.

Los datos muestran que la mayoría de los casos, afortunadamente se resuelven sin enfrentamientos. Pero analicemos los casos de divorcios contenciosos, que suponen el 36% del total. En el 72% de estos, el padre no solicita la guarda y custodia de las y los menores para sí, y es un 1% los casos donde solicita una custodia compartida.

Por lo tanto nos situamos en un 1% de solicitudes de custodia compartida, entre el total del 36% de divorcios contenciosos. También en estos casos, el interés de las y los menores es una pauta de conducta que defendemos, donde debe de prevalecer la protección y no utilización de las y los menores implicados. (más…)

Micromachinhos, Grupo de hombres en Santiago de Compostela

micromachinhos_wordpress_com

Olá! En Santiago de Compostela existe un grupo de hombres que nos reunimos mensualmente, asistimos algunos cursos de formación, etc. Se llama “Micromachinhos” y tenemos un blog

http://micromachinhos.wordpress.com/

Este é o blogue dum grupo de homens de Compostela que gostaríamos sirva como ferramenta de consulta para nos introduzir teoricamente nos conceitos de novas masculinidades, também para plasmar reflexões, observações ou vivências entre nós e os roles masculinos aceitados e assimilados pola sociedade,

Hombres barriendo el machismo. 9 de marzo de 2013. Mexico.

NOS HA RECORDADO LA ACCIÓN EN LA QUE PARTICIPAMOS CON LA RED DE HOMBRES POR LA IGUALDAD EN VITORIA EN EL AÑO 2011: https://heterodoxia.wordpress.com/2011/03/16/barre-la-desigualdad-19-de-marzo-dia-del-padre-igualitario/ DESDE ESPAÑA ENHORABUENA Y GRACIAS A NUESTROS HERMANOS EN MÉXICO. NOS HA ENCANTADO.

HistericosBarriendo2013Hoy estamos aquí para conmemorar y reivindicar el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

Somos hombres que no queremos ser hombres. No queremos ser hombres en una sociedad en donde serlo significa asumir con resignación una serie de mandatos que nos limitan, que nos endurecen, que nos marchitan, que nos mutilan y que nos convierten en seres violentos, nocivos y peligrosos para las mujeres, para las niñas y niños, para la naturaleza, para otros hombres y para nosotros mismos.

Este modelo de ser hombre que predomina en nuestra sociedad, nos dice que un hombre no debe ser cariñoso, que no debe ser sensible y expresar sus emociones, que no debe mostrarse vulnerable y con miedo, que no debe negarse a tener relaciones sexuales; que no debe enamorarse de otros hombres, que no debe ganar menos dinero que las mujeres aunque realicen la misma actividad, que no está bien hacer “cosas de mujeres” como usar mandil y barrer con una escoba.

Esta manera de ser hombre nos presenta como seres superiores a las mujeres cuando se promueven y naturalizan prácticas que las denigran, las cosifican y las violentan. “Vieja el último”; “no llores, no seas niña”; “no tengas miedo, no seas marica” son sólo algunas expresiones que usamos cotidianamente para reafirmar la idea de que lo femenino es vergonzoso e indeseable.

Hombres Barriendo el Machismo from Gata Vampira on Vimeo.

También nos dicen que los hombres debemos ser sexualmente activos e irrefrenables. Que debemos demostrar y reafirmar nuestra hombría a través de la sexualidad. Presumir de nuestras conquistas, de nuestro potencial y rendimiento sexual, incluso del tamaño de nuestro pene.

Entonces un hombre que se comporta como lo dicta la sociedad, los medios, la iglesia e incluso el Estado, es un hombre que se siente con la facultad de disponer del cuerpo de las mujeres, de controlar sus decisiones, de ridiculizarla y minimizarla, de juzgarla, de acosarla sexualmente, de tocarla sin su consentimiento, de comprarla, de venderla, de violarla, de matarla.

“Es fácil ser hombre” nos dice la publicidad machista de la cerveza “Tecate”. Efectivamente, es fácil ser este tipo de hombre en nuestra sociedad. No tienes que esforzarte por construir tus propias maneras de masculinidad. La sociedad ya se encargó de eso, las reglas ya están escritas. Debes comportarte de esta manera y nada más, porque esto es ser un hombre en esta sociedad. Por lo tanto, no te preocupes por el sexismo, que no te alarme la homofobia, no te estreses por la misoginia, que no te lastime la violencia, no te indignes por la desigualdad y las injusticias de género. Sé duro, indiferente, no sientas. Asume y protege los privilegios que la sociedad te da por ser hombre. ¡Qué fácil es ser ese hombre!

Nosotros, Los Histéricos, somos hombres que no queremos ser esos hombres. Por eso venimos hoy con escoba y mandil para barrer simbólicamente con el machismo y sus mandatos. Queremos construir nuestras propias maneras de ser hombres, alejados del machismo que tanto daño nos hace. Aspiramos a transformar nuestras realidades junto con otros hombres y en complicidad con las mujeres.

Reconocemos y valoramos mucho las posibilidades que el feminismo y el movimiento de mujeres nos ofrecen a los hombres para ser seres humanos cuidadosos, sensibles, equitativos, críticos y libres del machismo. Por eso estamos aquí en conmemoración y reivindicación del 8 de marzo. Queremos unirnos con sinceridad y con mucha humildad a esta lucha que hace años emprendieron las mujeres por hacer del mundo un lugar incluyente y justo. Porque su liberación, también nos libera.

Ni mochos, ni machos.

Los Histéricos.

histericos.colectivo@gmail.com

ESPECIALISTA EN INTERVENCIÓN CON HOMBRES EN IGUALDAD, GÉNERO Y MASCULINIDADES 2012 – 2013 (1ª Edición)

Hombres por la Equidad de Género ¿Y ahora qué?

En los últimos diez años el movimiento de hombres por la igualdad se ha ido desarrollando y extendiendo por gran parte del Estado Español (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco).

Ya no es novedad la implicación de los hombres en el feminismo porque existen grupos de hombres y activistas por la igualdad desde hace más de 25 años en España, sin embargo los hombres profeministas integrados activamente como movimiento social, representan todavía una minoría en comparación con el propio feminismo, la ecología, los grupos de derechos humanos, de derechos lgtb, o el sindicalismo. Hemos de reconocer que hasta ahora no hemos conseguido que nuestro mensaje cale en la mayoría de hombres de nuestras ciudades y pueblos.

Afortunadamente ya no está tan claro en qué consista “ser todo un hombre” o un “hombre de verdad”. Para explicar la falta de entusiasmo masculino ante la igualdad de género, algunos apuntan a un supuesto desconcierto de los hombres, a la dificultad para comprender en qué consista un cambio que es complejo y difícilmente reducible a mensajes simplistas. Hay quien incluso habla de la falta de modelos, aunque quizá sea mejor hablar de falta de reconocimiento social a los modelos igualitarios de masculinidad que inexistencia de los mismos.

Ante un panorama con múltiples referentes, muchos hombres han comprendido la oportunidad que se nos abre para construir una estima y subjetividad centrada en las relaciones y el cuidado, redescubriendo todo lo que generalmente sacrificamos en favor de una carrera profesional. Hombres por la igualdad hay muchos más de los que forman parte de los grupos y asociaciones.

Para la generalidad de los hombres, el cambio se ha limitado a una adaptación oportunista a cada contexto, abriéndose al espacio de la “ayuda” y mostrándose menos abiertamente machistas donde no se permiten estas actitudes, pero sin renunciar a la autoridad y estima del éxito profesional, y priorizando el mismo ante las encrucijadas vitales, lo que se refleja en todos los estadísticos que muestran la persistencia de la discriminación de género.

El miedo a la libertad de las mujeres percibida como una amenaza hace que algunos se vuelvan hacia posturas de dominio y de poder, manifestado en victimismo, enfrentamiento y violencia. Es así que surge en la última década un ruidoso y minoritario movimiento de hombres de defensa de los derechos (privilegios) de los hombres y de los padres, especialmente enfocado a atacar las leyes de protección de las mujeres ante la violencia de género y el feminismo en términos generales.

Aceptar la igualdad es percibido por muchos como una pérdida de privilegios (aunque estos sean privilegios “envenenados”, puesto que acaban perjudicándonos) ante la que muchos hombres se resisten.

No hemos conseguido convencer al grueso de los hombres, de que nosotros ganamos con la igualdad: en salud, en calidad de vida, en mejores relaciones y comunicación, en autoestima, en autonomía, en respeto y aprecio de los demás. (más…)

La igualdad y los hombres

 Hace unos días, en un taller organizado en Málaga por el Fórum de Política Feminista, Soledad Murillo (ex secretaria general de Políticas de Igualdad y una de las principales inspiradoras de la Ley contra la Violencia de Género y de la Ley de Igualdad) comentaba que en Noruega empiezan a considerar la igualdad como algo superado, pese a ocupar el segundo lugar entre los países de Europa en asesinatos machistas.

 Noruega disfruta de la mayor igualdad entre los sexos del mundo, en liza con sus vecinos nórdicos, gracias a su legislación, a la disminución de las brechas salariales entre hombres y mujeres, o a la mayor participación de mujeres en el poder legislativo y en altos cargos administrativos. Aun así la tasa de asesinatos machistas es del 6,58 por cada millón de mujeres (España del 2,44) y una de cada 10 mujeres de más de 15 años ha sido violada.

La experiencia de Noruega nos recuerda que la igualdad para ser efectiva necesita acabar, al mismo tiempo, con las desigualdades estructurales que padecen las mujeres y con el machismo; que la sociedad igualitaria que propone el feminismo no será posible sin el cambio y la implicación de los hombres, un objetivo que Noruega no ha logrado cuando quiere dar por alcanzada la meta.

 “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”. Aunque estamos lejos de los países escandinavos en materia de igualdad, más nos vale tener en cuenta el dato para evitar errores que pueden llevarnos a una situación similar.

 En 1995 hice un estudio con Josep-Vicent Marques, para el Instituto de la Mujer, sobre la posición de los hombres ante el cambio de las mujeres. La mayoría se manifestaba a favor del cambio porque reparaba agravios históricos injustificables, aunque se quejaban de su velocidad y se resistían a lo que se esperaba de ellos porque lo vivían como una pérdida de privilegios. Algunos temían que el verdadero objetivo de las feministas fuera darle la vuelta a la tortilla.

 En los años siguientes la igualdad llegó a ser el discurso social hegemónico, hasta el punto de que costaba encontrar quien se opusiera públicamente y los medios de comunicación tenían que buscar personajes esperpénticos para defender el machismo en los debates. Hoy la situación es distinta, el discurso neomachista ha conseguido que amplios sectores de la población crean que la igualdad no beneficia a la mayoría sino que busca privilegios para las mujeres.

 Sin duda se debe a que ellos han renovado su discurso y a que los hombres por la igualdad no hemos llegado a la mayoría de los hombres para convencerlos de las virtudes del cambio, pero no es menos cierto que las políticas públicas de igualdad se han olvidado de los hombres y este olvido ha facilitado que los neomachistas usen el disfraz de defensores de la igualdad efectiva.

 Las iniciativas institucionales para ayudar a los hombres en el cambio han sido anecdóticas. Ninguna fuerza política apuesta por incorporar a los hombres como beneficiarios de las políticas de igualdad, a sus iniciativas les ha faltado el respaldo necesario y sus militantes consideran la igualdad un tema de mujeres.

 Su falta de sensibilidad ante fenómenos como el fracaso escolar de los chicos, el precio que pagan niños y hombres por ir de machos por la vida, la importancia de ampliar los permisos de paternidad o la necesidad de dotar de prestigio social lo doméstico y los cuidados, son anécdotas que sumar al hecho de suprimir el Ministerio de Igualdad sin dar ni pedir ninguna explicación.

 Hoy toca defender las conquistas amenazadas y luchar por una salida de la crisis que incremente el empoderamiento de las mujeres fomentando la corresponsabilidad, pero no basta con la combatividad del movimiento de mujeres, hace falta una mayoría social que incorpore a los hombres. A estos se les puede y se les debe exigir que renuncien a sus privilegios sin contraprestaciones, porque es justo y necesario, pero si queremos incorporarlos activamente al cambio hay que lograr que se sientan parte del mismo.

 La igualdad y los hombres parecen como el agua y el aceite, irreconciliables pero imprescindibles en la dieta mediterránea. Los hombres, los grandes beneficiarios del Patriarcado, son imprescindibles para el cambio; su implicación dependerá de que además de justa, vean que la igualdad les beneficia y no compensa el precio que pagan por los privilegios.

 Llamar cómplices a los hombres por la igualdad es un paso en la buena dirección, que reivindica el protagonismo del feminismo corresponsabilizándonos del cambio, pero refleja las resistencias a considerar aliados a quienes aportamos una perspectiva y una experiencia necesarias para el diseño y construcción de ese futuro que queremos compartido.

 José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

Hombres por la igualdad de Aragón reconocidos en Monzón por el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor”

La Asociación de Hombres por la Igualdad en Aragón se ha llevado el premio colectivo de la III edición de los Reconocimientos a Favor de la Igualdad, que promueve el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor” de Monzón. José de Vitoria, en nombre de la asociación, mostraba su alegría por este galardón, al tiempo que reconocía que todavía queda mucho por hacer.

Esta asociación nacía hace tres años con el objetivo de difundir políticas de igualdad, dirigidas específicamente a los hombres. Está integrada por una treintena de socios y llevan a cabo numerosas actividades, tanto de difusión, como tareas internas de formación o con centros educativos.

En su ideario recogen: “no nos gustan los roles mayoritarios de los hom

bres en nuestra sociedad y menos los de las mujeres, que se plantean como dependientes o complementarios a los de los hombres, en una sociedad basada en un modelo patriarcal. Por ello un grupo de hombres de diversa procedencia hemos decidido crear esta asociación que nos permita madurar como personas y colaborar en que otros y otras lo hagan“.

Cabe recordar que además de esta asociación, Pilar Febas (Lactium Fonz) era galardona a título individual. Además,el jurado acordaba conceder dos accésit a Isabel Lisa de Salas Altas y a la Cruz Roja.

Estos galardones se entregan con el objetivo de reconocer la participación y el compromiso individual o colectivo de las diferentes personas o entidades, cuya dedicación ha favorecido la eliminación de barreras que dificulten la igualdad entre géneros y el avance social de las mujeres.

La entrega tendrá lugar el día 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer” en el hall del Centro Cívico” Manuel Azaña”.

visto en prensa.

Hombres por la Igualdad Aragón.

La igualdad beneficia a los hombres, entrevista a Miguel Lorente.

Piper Txuriak – Guindillas Blancas, grupo de hombres por la igualdad de Bilbao, han colaborado con el Módulo Psico-Social de Deusto-San Ignacio (Bilbao) en la realización de este vídeo. Es uno de la serie de tres vídeo-entrevistas a MIGUEL LORENTE ACOSTA, médico forense, escritor y entonces delegado del Gobierno español para la Violencia de Género.

Con motivo de la invitación que le hicimos para participar como ponente en las jornadas “Hombres en tiempos de igualdad” celebradas en junio del 2011 en Bilbao, aprovechamos para hacer esta grabación. En ella Miguel Lorente nos explica por qué razones  concretas el compromiso por la igualdad entre hombres y mujeres es un camino de beneficios profundos para los hombres.

10 Febrero 2012: Presentación de la Agenda de los Hombres por la Igualdad

Tras la presentación de la Agenda de los Hombres por la Igualdad, se llama a todos los hombres por la igualdad a sumarse a la concentración de repulsa a los recortes a la igualdad y la convocatoria MAREA VIOLETA.

Los hombres ante los recortes en las políticas de igualdad.

La falta de un proyecto estratégico que orientara el trabajo con los hombres llevó al Gobierno socialista a perder la oportunidad de avanzar en su incorporación a las políticas de igualdad, consolidar la colaboración institucional con el Movimiento de Hombres por la Igualdad y contribuir a promover una mayoría social capaz de oponerse al posmachismo.

En lugar de esto usó la crisis económica para justificar una ofensiva sin precedentes contra la igualdad de oportunidades y la autonomía de las mujeres, sacrificando el Ministerio de Igualdad y las iniciativas públicas que empezaban a considerar a los hombres como aliados necesarios en el camino hacia la igualdad: el teléfono para hombres o el compromiso de ampliación de los permisos de paternidad.

Lo que hemos perdido los hombres es insignificantes si los comparamos con los recortes que se están aplicando a los programas dirigidos a propiciar la protección de las víctimas de la violencia machista o los que amenazan las conquistas de las mujeres de los últimos años, en una ofensiva que se justifica por la necesidad de hacer frente a una crisis económica que los recortes en políticas sociales contribuirá a incrementar.

Pero el reconocimiento de esta diferencia no puede ocultar la importancia de la perdida de oportunidad que supone la desaparición del teléfono para los hombres y la congelación de los permisos de paternidad, porque eran las primeras medidas destinadas a mejorar la vida de los hombres, implicándolos activamente en el cambio, que hubieran contribuido, al mismo tiempo, a mejorar la vida de las mujeres.

Se trataba de avances concretos en el modo de abordar la igualdad, basado tradicionalmente en políticas centradas únicamente en las mujeres, aunque les llamaran políticas de género o de igualdad. Hasta ese momento, el trabajo con los hombres solo se planteaba como una táctica que favorecía a las mujeres, en temas como la prevención de la violencia machista o los embarazos no deseados, aunque también ayudaban a mejorar la vida de los hombres.

Puede parecer que el orden de factores no altera el producto pero en este caso lo hace, al menos subjetivamente, porque no es lo mismo pedirle a los hombres solidaridad que colaboración, ayuda que corresponsabilidad, apoyo que implicación en el diseño y construcción de un futuro compartido en el que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos, las mismas oportunidades y las mismas responsabilidades. (más…)