Feminismos

A que no hay huevos

camionetaJosé Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de hombres por la Igualdad

Cada vez que se pronuncia esta frase imagino a uno o más hombres decidiendo si asumen o no el riesgo a que se les reta.

El año pasado tuve el placer de colaborar como docentepara un curso onlinede Gizonduz [programa dirigido a los hombres que depende de Emakunde–Instituto Vasco de la Mujer] titulado «Hombres, igualdad y masculinidades».Me correspondió elaborar la unidad didáctica “Masculinidades y violencia”, y el texto que introducía la unidad trataba de explicar la importancia de entender la relación que existe entre masculinidad y violencia. La violencia es una parte esencial de la socialización de la masculinidad que busca afirmar la virilidad de quienes la practican para evitar parecer lo que no deben ser: débiles, homosexuales o femeninos.Este maridaje entre masculinidad y violencia está tan naturalizado que pasa desapercibido y nos cuesta ver que la mayoría de los protagonistas directos de las peleas —en colegios, campos de fútbol, incidentes de tráfico, sitios de copas o protestas— son hombres, que la violencia sigue siendo el argumento decisivo en la resolución de todo tipo de conflictos, que los protagonistas y las víctimas más frecuentesson hombres,y que es preciso acabar con este vínculo para combatir las violencias machistas y abordar la deconstrucción de la masculinidad.

El alumnado del curso podía optar, para ser evaluado, por desarrollar un trabajo en el que debían contar algún episodio del que hubieran sido testigos [o del que tuvieran conocimiento cierto]en que uno o más hombres se hubieran visto presionados a actuar violentamente o a poner sus vidas en peligro para no ser tildados de poco hombres; en el relatodebían desarrollar el contexto, el motivo, los protagonistas, lo ocurrido y lo que hicieron o dejaron de hacer las personas que observaron los hechos.Sus relatos muestran la frecuencia con que niños y adultos asumen riesgos para evitar que se cuestione su hombría: imitan a otros más diestros o temerarios buscando el reconocimiento del grupo que valora la violencia o el riesgo, beben más de la cuenta aunque tengan que conducir,o se enfrentan por conflictos entre sus hijos. (más…)

¿Qué significa ser un “hombre real o de verdad”? Waldir Ruiz

Reblogueado desde: http://ruizwaldir.blogspot.mx/2014/10/que-significa-ser-un-hombre-real-o-de.html?showComment=1414964271718#c5258164153828405799

Desde hace rato me vengo encontrando con mensajes que utilizan la frase “Un hombre real” o “un hombre de verdad” para sensibilizar a los hombres acerca de la violencia de género y demás causas feministas. Mensajes tipo: “Un hombre de verdad no golpea a las mujeres”. Yo desconfío de estos mensajes, pues a todo esto: ¿Qué es un hombre real? ¿Qué es un hombre de verdad? ¿Hay hombres de mentiras?

En mi lectura de ese “hombre real” y ese “hombre de verdad” está el hombre heterosexual y patriarcal que teme perder estos “atributos-privilegios” por manifestarse a favor de la equidad. También está el hombre que renuncia a ciertos comportamientos macromachistas como la violencia física hacia las mujeres, para seguir con micromachismos, como la no participación en lo doméstico, el control del dinero o la intimidación con manipulación.

Creo que cuando se utilizan este tipo de mensajes, construidos y articulados de esa manera, lo que estamos haciendo es confundiendo, solapando y perpetuando el mismo machismo que queremos combatir. Porque esa expresión genera el mismo sentido de reafirmación absurda de la hombría-machista-patriarcal. Basta de decir “un hombre real” o “un hombre de verdad” porque no hay hombres “de mentiras o irreales”. Hay hombres machistas a grandes y menores escalas. Hay hombres machistas de todas las etnias y niveles sociales. Así también hay hombres que ya no queremos serlo.

¿Y si renunciamos a la categoría “hombre” y, en efecto, “mujer” para acabar con dicotomías que resultan estrechas y violentas para toda la diversidad humana que somos? ¿No creen que sería genial solo ser personas? Pero, en caso contrario, podemos redefinir lo que significa ser hombres y surgir muy lejos de esas violentas y machistas definiciones que hemos cargado durante siglos y siglos. Creo que podemos hacerlo.

Fabrica de hombres

Fabrica de Hombres es un espacio donde se analiza la construcción de la masculinidad en los medios de comunicación. Películas, publicidad, series, cuentos infantiles, canciones todo pasa por las gafas violetas para cuestionar los roles de géneros y estereotipos que muchos hombres son obligados a cumplir. Porque cuando deconstruimos nos damos la oportunidad de construir lo que queremos. Y ya es hora de construir una sociedad igualitaria!

https://soundcloud.com/fabricadehombres
Locución, producción y edición: Jeanette Mauricio
Esta sección se emite en el programa Mézclate conmigo: mezclate-conmigo.blogspot.no/, por Canal Blau, en Barcelona, España.

35 cosas que cualquier hombre puede hacer para apoyar el feminismo

FireShot Screen Capture #224 - 'Facebook' - www_facebook_comNos gustó mucho así que reproducimos artículo preparado y traducido por moscacojonera en GOLFOS CON PRINCIPIOS.
Traduzco este texto de Pamela Clark “35 PRACTICAL STEPS MEN CAN TAKE TO SUPPORT FEMINISM“. A ver qué os parece…
“La mayoría de los hombres hacen muchas cosas todos los días que directa o indirectamente contribuyen a una cultura de desigualdad de géneros.
En Facebook un amigo enlazó un artículo llamado 20 Tools for Men to Further Feminist Revolution (2o herramientas para hombres para avanzar en la revolución feminista). Aunque le gustó la lista, notó (acertadamente) que la mayoría de las sugerencias eran bastante académicas. Este amigo, como yo, un intelectual, por lo que este comentario no es una crítica al artículo original. Es sólo que las herramientas prácticas y las herramientas académicas tienen diferentes espacios en el mundo.
Sus comentarios me animaron a crear una lista con herramientas más prácticas. La mayoría de los hombres —particularmente los hombres que se benefician de muchas maneras de los privilegios estructurales— hacen muchas cosas en su vida diaria que contribuyen directa o indirectamente a una cultura de desigualdad de género. Incluso hombres que apoyan el feminismo en teoría no lo hacen nada bien al aplicar el feminismo en sus actividades diarias.
La lista incluye sugerencias sobre herramientas prácticas que todos los hombres pueden aplicar en su vida diaria para alimentar la igualdad en sus relaciones con las mujeres, y contribuir a una cultura en las que las mujeres se sientan con una carga menor, menos inseguras y más respetadas.
Parte de vivir en una sociedad patriarcal es que los hombres no son socializados para pensar sobre cómo sus costumbres y actitudes dañan a las mujeres. La lista está pensada para empujar  a los hombres a pensar consciente y personalmente sobre los efectos directos e indirectos que tienen sobre las mujeres y a pensar más sobre cómo pueden contribuir al feminismo a través de sus prácticas vividas, diarias.
Las herramientas de la 15 a 27 son de Lindsay Ulrich. Las otras son de Pamela Clark.
La lista no prentende ser exhaustiva o exclusiva. Algunas cosas en la lista se aplicarán a unos hombres más que a otros, pero si eres un hombre y humano te garantizo que hay al menos un área de la lista en la que puedes mejorar. ¡Si piensas que hay algo que se nos ha olvidado, dímelo! ¡Si piensas que algo en esta lista es problemático, hablemos sobre ello!

(más…)

Los chicos franceses van en falda a clase para protestar contra el sexismo

FireShot Screen Capture #224 - 'Facebook' - www_facebook_comLos antidisturbios han tenido que separar a las decenas de chicos franceses que acudieron a clase vestidos con esta prenda en Nantes de los manifestantes contrarios a las bodas gay

Decenas de chicos franceses acudieron ayer a clase con faldas en un gesto simbólico contra el sexismo. En Nantes, foco de la iniciativa, las fuerzas antidisturbios tuvieron que separarlos de manifestantes hostiles a las bodas gay y la teoría del género por considerarla una negación de la diferencia sexual. «No es una movilización feminista sino una jornada de reflexión sobre la igualdad y las discriminaciones», puntualizaron los organizadores.

La operación de sensibilización a los problemas del sexismo lleva el nombre de Lo que esconde la falda, título de un libro de la historiadora francesa Christine Bard publicado en 2010. «Esta prenda ha permitido separar a las mujeres de los hombres a lo largo del tiempo», señaló Yohan Bihan, alumno del liceo Emmanuel-Mounier en Angers (oeste de Francia).

«Hoy por un lado los hombres no tienen derecho a llevarla y, por otro, puede ser percibida como provocadora en las mujeres. Uno debería poder vestirse como quiera sin tener que respetar viejos códigos de vestimenta», explicó

Un centenar de chicos se presentaron con las piernas al aire en 22 institutos de Nantes a pesar de la fría mañana reinante en la capital histórica de Bretaña. A unos les había prestado la falda su hermana y a otros su madre. La mayoría se conformó con lucir una pegatina en la que se leía «Yo lucho contra el sexismo, ¿y tu?». «Mi madre estaba súpercontenta de que peleemos así y a mi padre le pareció un poco raro, pero no está en contra», declaró uno de los falderos por un día

Las chicas, acostumbradas a ir a clase con pantalones, también hicieron el esfuerzo de ponerse faldas. «Yo no lo hago nunca en el liceo porque la gente te mira y sabes que hablan a tu espalda», reconoció una de ellas.

«Nos alegra este bonito gesto de los chicos que, francamente, son admirables porque son valientes y no les da miedo hacer el ridículo», comentó otra alumna. En la acera de enfrente Ludovine de la Rochère, portavoz del movimiento contra el matrimonio homosexual, criticó una propuesta de «mal gusto». «El papel de la escuela no es entrar en cuestiones tan personales. Que los bachilleres lo hagan, lleven faldas y se diviertan es una cosa. Que el Ministerio de Educación lo respalde me parece totalmente fuera de lugar», censuró. El ministro, el socialista Benoît Hamon, aclaró que era una iniciativa estudiantil voluntaria en clave de humor para combatir los prejuicios sexistas.

Creada en 2006 en un instituto del oeste del país, la jornada se había celebrado hasta ahora anualmente sin tanto lío de faldas. El jaleo fue provocado esta vez por manipulaciones que adjudicaron la iniciativa al Gobierno de izquierdas en el marco de una supuesta promoción educativa de la teoría del género. Algunos detractores llegaron a asegurar que los chicos tenían que ponerse pintalabios. «Y las chicas, ¿llevar barba?», se preguntó una líder de la contestación a las bodas gay confundida por el festival de Eurovisión.

Las soledades posmodernas y las redes de amor

Por Coral Herrera Gómez (Extraido de http://www.entretantomagazine.com/2013/05/31/las-soledades-posmodernas-y-las-redes-de-amor/)

coral-estudio-08621-150x150

 La soledad es una invención moderna.

Nuestra sociedad se organiza en equipos de solo dos personas, mejor si es heterosexualmente. Nos juntamos para crear familias (o no), en estructuras de dependencia mutua. Dependencia sentimental y económica, dependencia social y afectiva. Cuando estamos sin pareja decimos que estamos solos, pero la soledad es una invención moderna. Antes la gente vivía en grandes estructuras familiares, en casas amplias donde convivían varias generaciones y parientes sin la misma sangre.

La soledad nació en el seno del Romanticismo trágico del XIX, cuando se impuso el individualismo y la gente se encerró en sus nidos de amor para dúos diferentes pero complementarios. Las  calles y las plazas se vaciaron mientras se llenaban los centros comerciales llenos de parejas , que son en realidad dos soledades unidas. El derrumbe de las redes de solidaridad en la posmodernidad nos han dejado a todos más solos y solas, especialmente los que no tienen a alguien cerca para compartir su soledad.

El budismo con su filosofía del desapego no entiende, sin embargo, la soledad como una tragedia: nacemos solos y morimos solos, y los demás nos acompañan en determinadas etapas del camino. En Occidente, sin embargo, la soledad es la gran enfermedad de los posmodernos. Fromm hablaba de la Era de la soledad, de la época en la que necesitamos emociones intensas, necesitamos comunicarnos y compartir, y sin embargo lo hacemos solos desde casa, apretando el dedo sobre las teclas de una realidad virtual.

La soledad es signo de que algo no va bien, por eso son tan importantes los amigos de los novios en las bodas. La soledad “obligatoria” nos baja la autoestima, nos produce tristeza, desesperación, miedo, y nos margina socialmente un poco, porque vivimos en un mundo de parejas. Nuestra cultura sigue promocionando el individualismo, el miedo al otro, la desconfianza a los espacios públicos que no estén vigilados por videocámaras. La solución a la soledad que nos proponen en esta era del consumo es encontrar a nuestra media naranja.

Unos dedican todas sus energías a la búsqueda, otros se conforman enseguida,  unos encuentran a la persona ideal, otros se cansan rápido y cambian de pareja. Las separaciones y los divorcios son más duros cuando nos hemos aislado del mundo con la pareja; al romper nos quedamos con grandes vacíos, nos sentimos solos “de verdad”. Las parejas de alrededor se vuelcan contigo si eres la víctima, o te alejan si te consideran culpable del divorcio. Nuestras estructuras familiares y sociales caen porque todos los círculos están llenos de parejas. Uno solo desentona y desequilibra la armonía del “dúo”. (más…)

7 y 8 de mayo 2013, Jornadas “Empowerment para mujeres y coaching para nuevas masculinidades”. Universitat de Alacant en colaboración con el Consell de la Joventut.

Nuestro compañero de la Red de Hombres por la Igualdad, José María Espada Calpe realizará una participación en estas Jornadas organizadas por el Centre d’Estudis sobre la Dona de la Universitat de Alacant. Séfora Bou Perona, Joan Miquel Rovira Collado, Alejandra Bou Perona, Mar Esquembre serán los docente. Chema Espada estará el 8 de mayo por la mañana, nos informa…:

con la idea de aportar algunas reflexiones e ideas dentro de unas jornadas con mucho empowerment para las mujeres en las que me gustaría reinsertar las masculinidades en una política de igualdad, me he propuesto responder la pregunta sobré de qué depende o qué determina el cambio de los hombres (Ferri y Smith), de cara a evaluar si sigue siendo necesario mantener una perspectiva Friediana (Betty Friedan) de empowerment de las mujeres basado en la independencia económica como núcleo central de la igualdad y en qué medida sea necesario ampliar el foco desde las políticas de mujer a las políticas transformativas de género (Naila Kabeer) en cuyo caso las masculinidades y las “políticas de igualdad con hombres”, se situaría como uno de los escenarios fundamentales para ofrecer una respuesta efectiva a los desafíos de la igualdad (Chant, Gutman 2000) además de un terreno de disputa fundamental frente a la reacción posmachista ante los avances contra la discriminación de género.”

Más datos de las Jornadas: 

22 horas, 2 créditos de libre elección curricular.

Fechas: 7 y 8 de mayo de 2013

Importe: 20 €

Horario, aulas y programa: Ver horario, aulas y programa

Información diplomas: Diplomas

Celebrities-as-playmobil-dolls-1Plazo de inscripciones: hasta unos días antes del comienzo del curso, siempre que no se haya superado el límite máximo de alumnado por curso.

Plazo máximo de pago: hasta unos días antes del comienzo del curso. Si se supera el plazo de pago, la inscripción quedará anulada. El recibo te llegará al correo electrónico que hayas puesto en la inscripción, con tiempo suficiente para su pago.

Inscripción por internet: Formulario electrónico

Requisitos para la obtención del diploma: para obtener el diploma será necesario:

  • la asistencia a todas las sesiones (sólo se permitirá un 20% de ausencias justificadas)
  •  superar la prueba de evaluación que, en su caso, se establezca (memoria, trabajo, etc.)

Lengua vehicular: Castellano (más…)

ESPECIALISTA EN INTERVENCIÓN CON HOMBRES EN IGUALDAD, GÉNERO Y MASCULINIDADES 2012 – 2013 (1ª Edición)

Hombres por la Equidad de Género ¿Y ahora qué?

En los últimos diez años el movimiento de hombres por la igualdad se ha ido desarrollando y extendiendo por gran parte del Estado Español (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco).

Ya no es novedad la implicación de los hombres en el feminismo porque existen grupos de hombres y activistas por la igualdad desde hace más de 25 años en España, sin embargo los hombres profeministas integrados activamente como movimiento social, representan todavía una minoría en comparación con el propio feminismo, la ecología, los grupos de derechos humanos, de derechos lgtb, o el sindicalismo. Hemos de reconocer que hasta ahora no hemos conseguido que nuestro mensaje cale en la mayoría de hombres de nuestras ciudades y pueblos.

Afortunadamente ya no está tan claro en qué consista “ser todo un hombre” o un “hombre de verdad”. Para explicar la falta de entusiasmo masculino ante la igualdad de género, algunos apuntan a un supuesto desconcierto de los hombres, a la dificultad para comprender en qué consista un cambio que es complejo y difícilmente reducible a mensajes simplistas. Hay quien incluso habla de la falta de modelos, aunque quizá sea mejor hablar de falta de reconocimiento social a los modelos igualitarios de masculinidad que inexistencia de los mismos.

Ante un panorama con múltiples referentes, muchos hombres han comprendido la oportunidad que se nos abre para construir una estima y subjetividad centrada en las relaciones y el cuidado, redescubriendo todo lo que generalmente sacrificamos en favor de una carrera profesional. Hombres por la igualdad hay muchos más de los que forman parte de los grupos y asociaciones.

Para la generalidad de los hombres, el cambio se ha limitado a una adaptación oportunista a cada contexto, abriéndose al espacio de la “ayuda” y mostrándose menos abiertamente machistas donde no se permiten estas actitudes, pero sin renunciar a la autoridad y estima del éxito profesional, y priorizando el mismo ante las encrucijadas vitales, lo que se refleja en todos los estadísticos que muestran la persistencia de la discriminación de género.

El miedo a la libertad de las mujeres percibida como una amenaza hace que algunos se vuelvan hacia posturas de dominio y de poder, manifestado en victimismo, enfrentamiento y violencia. Es así que surge en la última década un ruidoso y minoritario movimiento de hombres de defensa de los derechos (privilegios) de los hombres y de los padres, especialmente enfocado a atacar las leyes de protección de las mujeres ante la violencia de género y el feminismo en términos generales.

Aceptar la igualdad es percibido por muchos como una pérdida de privilegios (aunque estos sean privilegios “envenenados”, puesto que acaban perjudicándonos) ante la que muchos hombres se resisten.

No hemos conseguido convencer al grueso de los hombres, de que nosotros ganamos con la igualdad: en salud, en calidad de vida, en mejores relaciones y comunicación, en autoestima, en autonomía, en respeto y aprecio de los demás. (más…)

La igualdad y los hombres

 Hace unos días, en un taller organizado en Málaga por el Fórum de Política Feminista, Soledad Murillo (ex secretaria general de Políticas de Igualdad y una de las principales inspiradoras de la Ley contra la Violencia de Género y de la Ley de Igualdad) comentaba que en Noruega empiezan a considerar la igualdad como algo superado, pese a ocupar el segundo lugar entre los países de Europa en asesinatos machistas.

 Noruega disfruta de la mayor igualdad entre los sexos del mundo, en liza con sus vecinos nórdicos, gracias a su legislación, a la disminución de las brechas salariales entre hombres y mujeres, o a la mayor participación de mujeres en el poder legislativo y en altos cargos administrativos. Aun así la tasa de asesinatos machistas es del 6,58 por cada millón de mujeres (España del 2,44) y una de cada 10 mujeres de más de 15 años ha sido violada.

La experiencia de Noruega nos recuerda que la igualdad para ser efectiva necesita acabar, al mismo tiempo, con las desigualdades estructurales que padecen las mujeres y con el machismo; que la sociedad igualitaria que propone el feminismo no será posible sin el cambio y la implicación de los hombres, un objetivo que Noruega no ha logrado cuando quiere dar por alcanzada la meta.

 “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”. Aunque estamos lejos de los países escandinavos en materia de igualdad, más nos vale tener en cuenta el dato para evitar errores que pueden llevarnos a una situación similar.

 En 1995 hice un estudio con Josep-Vicent Marques, para el Instituto de la Mujer, sobre la posición de los hombres ante el cambio de las mujeres. La mayoría se manifestaba a favor del cambio porque reparaba agravios históricos injustificables, aunque se quejaban de su velocidad y se resistían a lo que se esperaba de ellos porque lo vivían como una pérdida de privilegios. Algunos temían que el verdadero objetivo de las feministas fuera darle la vuelta a la tortilla.

 En los años siguientes la igualdad llegó a ser el discurso social hegemónico, hasta el punto de que costaba encontrar quien se opusiera públicamente y los medios de comunicación tenían que buscar personajes esperpénticos para defender el machismo en los debates. Hoy la situación es distinta, el discurso neomachista ha conseguido que amplios sectores de la población crean que la igualdad no beneficia a la mayoría sino que busca privilegios para las mujeres.

 Sin duda se debe a que ellos han renovado su discurso y a que los hombres por la igualdad no hemos llegado a la mayoría de los hombres para convencerlos de las virtudes del cambio, pero no es menos cierto que las políticas públicas de igualdad se han olvidado de los hombres y este olvido ha facilitado que los neomachistas usen el disfraz de defensores de la igualdad efectiva.

 Las iniciativas institucionales para ayudar a los hombres en el cambio han sido anecdóticas. Ninguna fuerza política apuesta por incorporar a los hombres como beneficiarios de las políticas de igualdad, a sus iniciativas les ha faltado el respaldo necesario y sus militantes consideran la igualdad un tema de mujeres.

 Su falta de sensibilidad ante fenómenos como el fracaso escolar de los chicos, el precio que pagan niños y hombres por ir de machos por la vida, la importancia de ampliar los permisos de paternidad o la necesidad de dotar de prestigio social lo doméstico y los cuidados, son anécdotas que sumar al hecho de suprimir el Ministerio de Igualdad sin dar ni pedir ninguna explicación.

 Hoy toca defender las conquistas amenazadas y luchar por una salida de la crisis que incremente el empoderamiento de las mujeres fomentando la corresponsabilidad, pero no basta con la combatividad del movimiento de mujeres, hace falta una mayoría social que incorpore a los hombres. A estos se les puede y se les debe exigir que renuncien a sus privilegios sin contraprestaciones, porque es justo y necesario, pero si queremos incorporarlos activamente al cambio hay que lograr que se sientan parte del mismo.

 La igualdad y los hombres parecen como el agua y el aceite, irreconciliables pero imprescindibles en la dieta mediterránea. Los hombres, los grandes beneficiarios del Patriarcado, son imprescindibles para el cambio; su implicación dependerá de que además de justa, vean que la igualdad les beneficia y no compensa el precio que pagan por los privilegios.

 Llamar cómplices a los hombres por la igualdad es un paso en la buena dirección, que reivindica el protagonismo del feminismo corresponsabilizándonos del cambio, pero refleja las resistencias a considerar aliados a quienes aportamos una perspectiva y una experiencia necesarias para el diseño y construcción de ese futuro que queremos compartido.

 José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

Hombres por la igualdad de Aragón reconocidos en Monzón por el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor”

La Asociación de Hombres por la Igualdad en Aragón se ha llevado el premio colectivo de la III edición de los Reconocimientos a Favor de la Igualdad, que promueve el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor” de Monzón. José de Vitoria, en nombre de la asociación, mostraba su alegría por este galardón, al tiempo que reconocía que todavía queda mucho por hacer.

Esta asociación nacía hace tres años con el objetivo de difundir políticas de igualdad, dirigidas específicamente a los hombres. Está integrada por una treintena de socios y llevan a cabo numerosas actividades, tanto de difusión, como tareas internas de formación o con centros educativos.

En su ideario recogen: “no nos gustan los roles mayoritarios de los hom

bres en nuestra sociedad y menos los de las mujeres, que se plantean como dependientes o complementarios a los de los hombres, en una sociedad basada en un modelo patriarcal. Por ello un grupo de hombres de diversa procedencia hemos decidido crear esta asociación que nos permita madurar como personas y colaborar en que otros y otras lo hagan“.

Cabe recordar que además de esta asociación, Pilar Febas (Lactium Fonz) era galardona a título individual. Además,el jurado acordaba conceder dos accésit a Isabel Lisa de Salas Altas y a la Cruz Roja.

Estos galardones se entregan con el objetivo de reconocer la participación y el compromiso individual o colectivo de las diferentes personas o entidades, cuya dedicación ha favorecido la eliminación de barreras que dificulten la igualdad entre géneros y el avance social de las mujeres.

La entrega tendrá lugar el día 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer” en el hall del Centro Cívico” Manuel Azaña”.

visto en prensa.

Hombres por la Igualdad Aragón.

Blog de recursos socioeducativos para la igualdad de género

La igualdad beneficia a los hombres, entrevista a Miguel Lorente.

Piper Txuriak – Guindillas Blancas, grupo de hombres por la igualdad de Bilbao, han colaborado con el Módulo Psico-Social de Deusto-San Ignacio (Bilbao) en la realización de este vídeo. Es uno de la serie de tres vídeo-entrevistas a MIGUEL LORENTE ACOSTA, médico forense, escritor y entonces delegado del Gobierno español para la Violencia de Género.

Con motivo de la invitación que le hicimos para participar como ponente en las jornadas “Hombres en tiempos de igualdad” celebradas en junio del 2011 en Bilbao, aprovechamos para hacer esta grabación. En ella Miguel Lorente nos explica por qué razones  concretas el compromiso por la igualdad entre hombres y mujeres es un camino de beneficios profundos para los hombres.

10 Febrero 2012: Presentación de la Agenda de los Hombres por la Igualdad

Tras la presentación de la Agenda de los Hombres por la Igualdad, se llama a todos los hombres por la igualdad a sumarse a la concentración de repulsa a los recortes a la igualdad y la convocatoria MAREA VIOLETA.

Los hombres ante los recortes en las políticas de igualdad.

La falta de un proyecto estratégico que orientara el trabajo con los hombres llevó al Gobierno socialista a perder la oportunidad de avanzar en su incorporación a las políticas de igualdad, consolidar la colaboración institucional con el Movimiento de Hombres por la Igualdad y contribuir a promover una mayoría social capaz de oponerse al posmachismo.

En lugar de esto usó la crisis económica para justificar una ofensiva sin precedentes contra la igualdad de oportunidades y la autonomía de las mujeres, sacrificando el Ministerio de Igualdad y las iniciativas públicas que empezaban a considerar a los hombres como aliados necesarios en el camino hacia la igualdad: el teléfono para hombres o el compromiso de ampliación de los permisos de paternidad.

Lo que hemos perdido los hombres es insignificantes si los comparamos con los recortes que se están aplicando a los programas dirigidos a propiciar la protección de las víctimas de la violencia machista o los que amenazan las conquistas de las mujeres de los últimos años, en una ofensiva que se justifica por la necesidad de hacer frente a una crisis económica que los recortes en políticas sociales contribuirá a incrementar.

Pero el reconocimiento de esta diferencia no puede ocultar la importancia de la perdida de oportunidad que supone la desaparición del teléfono para los hombres y la congelación de los permisos de paternidad, porque eran las primeras medidas destinadas a mejorar la vida de los hombres, implicándolos activamente en el cambio, que hubieran contribuido, al mismo tiempo, a mejorar la vida de las mujeres.

Se trataba de avances concretos en el modo de abordar la igualdad, basado tradicionalmente en políticas centradas únicamente en las mujeres, aunque les llamaran políticas de género o de igualdad. Hasta ese momento, el trabajo con los hombres solo se planteaba como una táctica que favorecía a las mujeres, en temas como la prevención de la violencia machista o los embarazos no deseados, aunque también ayudaban a mejorar la vida de los hombres.

Puede parecer que el orden de factores no altera el producto pero en este caso lo hace, al menos subjetivamente, porque no es lo mismo pedirle a los hombres solidaridad que colaboración, ayuda que corresponsabilidad, apoyo que implicación en el diseño y construcción de un futuro compartido en el que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos, las mismas oportunidades y las mismas responsabilidades. (más…)