España

7-N Primera marcha estatal “contra las violencias machistas”

Hilario Saez nos propone: “Hola, como quizás sepáis muchos de vosotros, el próximo 7N hay una marcha a Madrid contra las violencias machistas. El Foro Hombres Igualdad se ha sumado a la convocatoria y en Sevilla ya nos hemos unido a la organización que está cobrando fuerza en todo el Estado. Lograr la mayor participación de hombres por la igualdad seria el objetivo que podríamos plantearnos para el próximo 21 de octubre. ¿Podríamos pensar en una campaña conjunta?”

#TerrorismoMachista #CuestiónEstado #PactoEstado #NosFaltanTodas #NiUnaMenos #7Noviembre #Madrid #MarchaContraViolenciasMachistas

A que no hay huevos

camionetaJosé Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de hombres por la Igualdad

Cada vez que se pronuncia esta frase imagino a uno o más hombres decidiendo si asumen o no el riesgo a que se les reta.

El año pasado tuve el placer de colaborar como docentepara un curso onlinede Gizonduz [programa dirigido a los hombres que depende de Emakunde–Instituto Vasco de la Mujer] titulado «Hombres, igualdad y masculinidades».Me correspondió elaborar la unidad didáctica “Masculinidades y violencia”, y el texto que introducía la unidad trataba de explicar la importancia de entender la relación que existe entre masculinidad y violencia. La violencia es una parte esencial de la socialización de la masculinidad que busca afirmar la virilidad de quienes la practican para evitar parecer lo que no deben ser: débiles, homosexuales o femeninos.Este maridaje entre masculinidad y violencia está tan naturalizado que pasa desapercibido y nos cuesta ver que la mayoría de los protagonistas directos de las peleas —en colegios, campos de fútbol, incidentes de tráfico, sitios de copas o protestas— son hombres, que la violencia sigue siendo el argumento decisivo en la resolución de todo tipo de conflictos, que los protagonistas y las víctimas más frecuentesson hombres,y que es preciso acabar con este vínculo para combatir las violencias machistas y abordar la deconstrucción de la masculinidad.

El alumnado del curso podía optar, para ser evaluado, por desarrollar un trabajo en el que debían contar algún episodio del que hubieran sido testigos [o del que tuvieran conocimiento cierto]en que uno o más hombres se hubieran visto presionados a actuar violentamente o a poner sus vidas en peligro para no ser tildados de poco hombres; en el relatodebían desarrollar el contexto, el motivo, los protagonistas, lo ocurrido y lo que hicieron o dejaron de hacer las personas que observaron los hechos.Sus relatos muestran la frecuencia con que niños y adultos asumen riesgos para evitar que se cuestione su hombría: imitan a otros más diestros o temerarios buscando el reconocimiento del grupo que valora la violencia o el riesgo, beben más de la cuenta aunque tengan que conducir,o se enfrentan por conflictos entre sus hijos. (más…)

Querernos bien

Material elaborado por FETE y donde participa nuestro compañero de la Red de Hombres por la Igualdad: Erick Pescador Albiach

La PPIINA reclama al Congreso de los Diputados que acabe con la discriminación en los permisos de crianza maternos/paternos

La PPiiNA reclama al Congreso de los Diputados que acabe con la discriminación por maternidad

ACTIVISTAS de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción han realizado durante este fin de semana diversas actividades que han culminado con un flashmob y el envío de un ‘paquete al congreso’. Con esta acción se reclama la equiparación de permisos para padres y madres [iguales, intransferibles y PAGADOS al 100%], para poner fin a la discriminación por maternidad que soportan las mujeres.

La PPiiNA denuncia que la reforma siga paralizada, dos AÑOS después de que el Congreso aprobara su necesidad mediante una Proposición No de Ley, en Octubre de 2012.

ENTRE los actos realizados este fin de semana, la PPiiNA rindió un justo y emotivo homenaje a María Telo la jurista feminista que ya en 1975 defendió la equiparación plena de derechos entre hombres y mujeres y la democracia paritaria. A ella debemos, entre otras cosas, que las mujeres hayan podido abrir una CUENTA corriente sin necesitar autorización paterna o marital. María Telo defendió también en 2005 la necesidad de que los padres tuvieran su derecho propio para participar en el cuidado.

La PPiiNA REGISTRÓ en el Congreso de Diputadxs, Junio de 2012, el proyecto de reforma legislativa para la equiparación plena de los permisos por nacimiento para padres y madres, iguales, intransferibles y pagados al 100% .

Toda la información en la página de PPiiNA

#PaquetealCongreso PPiiNA 2014

Fabrica de hombres

Fabrica de Hombres es un espacio donde se analiza la construcción de la masculinidad en los medios de comunicación. Películas, publicidad, series, cuentos infantiles, canciones todo pasa por las gafas violetas para cuestionar los roles de géneros y estereotipos que muchos hombres son obligados a cumplir. Porque cuando deconstruimos nos damos la oportunidad de construir lo que queremos. Y ya es hora de construir una sociedad igualitaria!

https://soundcloud.com/fabricadehombres
Locución, producción y edición: Jeanette Mauricio
Esta sección se emite en el programa Mézclate conmigo: mezclate-conmigo.blogspot.no/, por Canal Blau, en Barcelona, España.

Trama en España de los bebés robados.

Recogemos una entrada reciente muy interesante de Manu Buendía. Destacamos la abundante información y el enfoque tan claro e incontestable de su artículo. Un extracto para abrir el apetito:

16) En febrero pasado, el Comité de Derechos de la Infancia de la ONU hizo una mención explícita en un informe sobre la trama de bebés robados en España y sus posibles vínculos con la Iglesia Católica. La Agencia insta a la Santa Sede a castigar a las personas responsables y a facilitar a las víctimas información sobre su filiación biológica, para dilucidar los verdaderos progenitores. Otro punto muy positivo.
17) La ONU se hace eco del descubrimiento en 2011 en España de centenares de bebés que fueron despojados de sus madres. Los varones en ese instante próximo al nacimiento eran sujetos pasivos en aquellos años. Aprovecho para afirmar que se ha avanzado muchísimo en España en el tema de la participación e implicación emocional de los hombres en los partos y los días siguientes. Dichos bebés robados fueron vendidos por una red de personal médico, sacerdotes y monjas, a otras familias. El caso se asemeja al de las “lavanderías de Magdalena “, en Irlanda.

La entrada completa: http://quetengasunbuendiaigualitario.blogspot.com.es/2014/08/trama-en-espana-de-los-bebes-robados.html

Grupos de Hombres – Valencia 1985

Descripción y análisis de una experiencia pionera de Grupos de Hombres. http://joanvilchez.com/articulos/grupos-de-hombres-valencia-1985/

Joan Vílchez Cambronero (Psicólogo-Sexólogo-Psicoterapeuta)

Comunicación presentada en el XV Congreso de la Sociedad Española de Psicoterapia y Técnicas de Grupo (SEPTG). Valencia, 13 Junio 1987.

1- LAS MOTIVACIONES: ¿Por qué crear Grupos de Hombres?

En los últimos años algo está cambiando en las actitudes y comportamientos de algunos varones. En ocasiones, más como consecuencia de los planteamientos feministas y antipatriarcales que como fruto de una reflexión entre los mismos.

Si bien algunos hombres se muestran solidarios con las mujeres en la búsqueda de unas relaciones más igualitarias entre los sexos y se cuestionan la masculinidad a nivel ideológico y en su vida cotidiana individual, no tengo conocimiento de que hayan prosperado los intentos, a nivel grupal, de preguntarnos cómo nos vivimos los varones.

De ahí surgió la idea de crear un Grupo de Hombres en Valencia, hace 2 años. De otra parte, la propia sensación de incomunicación entre las personas de mi sexo. Y por último, la hipótesis de que difícilmente cambiarán las relaciones entre los sexos si no hacemos una revisión crítica los varones, también, de nuestros roles y actitudes.

2 – LOS OBJETIVOS

Me propuse la creación de un espacio donde fuera posible otro tipo de comunicación entre hombres, distinta a la que conocía hasta entonces. Intentar una mayor sinceridad, con uno mismo y con los demás. No quedarnos en la superficie de los tópicos y estereotipos sociales que, en mi opinión, perpetúan la alienación e impiden un encuentro más auténtico entre nosotros.

Se trataba de poder reflexionar sobre el proceso social y personal a través del cual nos hemos ido construyendo como varones. Darme cuenta de qué experiencias, mensajes e influencias culturales han ido condicionando mi visión del mundo, mis actitudes, sentimientos, valores y comportamientos como “hombre”.

Cuestionar los modelos aprendidos e interiorizados, desde mi realidad cotidiana y mi deseo. Y abrir la posibilidad de cambiar, de reconstruirnos más libremente con el apoyo del grupo.

Como eje central me interesaba la sexualidad. Siempre me han sorprendido las enormes diferencias eróticas entre hombres y mujeres en nuestro contexto. La importancia que nuestra sociedad da a los genitales de unos y de otras, y cómo a partir de ahí, el proceso educativo impone roles tan rígidos y arbitrarios. Y cómo esto dificulta las relaciones personales.

Me interesaba, pues, explorar mi propia sexualidad como varón y dentro de un colectivo de varones, para entenderme y entenderlos mejor. Y establecer relaciones basadas en la cooperación y ayuda mutua y no en la competitividad; de igual a igual y no de poder; de respeto a las diferencias y no de normatividad; de confianza y no de juego de máscaras. Junto con otros hombres que desearan evolucionar y vivirse como personas, atravesando las limitaciones del rol fantaseado como masculino.

3- EL PROCESO DEL PRIMER GRUPO

En Octubre de 1985 propuse en Valencia, en una asamblea de la Societat de Sexologia del País Valencià, la creación de un Grupo de Hombres, con el objetivo de reflexionar sobre cómo vivíamos los varones nuestra sexualidad, y me ofrecí a coordinarlo.

Iniciamos el grupo 6 hombres de la Societat, reuniéndonos en bares y hablando de temas generales, ya que había cierto reparo en implicarnos al principio. Había que hacer un esfuerzo para no quedarnos en el mundo de las ideas y empezar a hablar de nuestras vivencias personales y cotidianas. A medida que íbamos creando un clima de confianza, aumentaban la sinceridad y la intimidad entre nosotros.

En cada reunión se incorporaban nuevos miembros y faltaba algún otro. Esto enriquecía al grupo, pero limitaba la cohesión y la profundización. Surgió la necesidad de cerrar el grupo y nos quedamos 12 hombres, la mitad de los cuales estábamos vinculados a la Societat de Sexologia, aunque en total participaron 17, de los cuales 5 vinieron ocasionalmente.

Nos reuníamos cada 2 semanas en casa de uno o de otro, al atardecer. Cenábamos juntos y charlábamos en círculo hasta la medianoche. En esta fase nos interesaban 2 cosas:

– Profundizar en las Reflexiones de cómo vivíamos algunos aspectos de nuestra sexualidad.

– Elaborar un Manifiesto que recogiera nuestras aportaciones como colectivo y ofrecerlo, desde la Societat de Sexologia del País Valencià, al público en general para el verano de 1986.

Para ello nos reuníamos, entre una y otra sesión del grupo, una pequeña Comisión de trabajo, sintetizando lo que se hablaba en las sesiones y ofreciéndolo al grupo para su discusión.

Al llegar el verano, hicimos la despedida del grupo, yéndonos al campo a pasar el dia juntos, en un clima festivo y cariñoso.

  (más…)

Yago o la fragilidad. Octavio Salazar

Magnifico artículo de Octavio Salazar, mimebro de la Red de Hombres por la Igualdad, y Profesor de Derecho Constitucional. Entendemos bien mucho de eso que ha tomado relevancia pública con el suicidio de Yago Lamela, y que posiblemente tenga que ver con muchas cosas, pero sin lugar a duda: con lo que se ha esperado de nosotros por el hecho de nacer con genitales externos
Yago o la fragilidad ( Diario Córdoba – 12/05/2014 )

Yago+Lamela+Olympics+Day+13+Athletics+X8_Rh57ztLtl

La depresión se lleva por delante a uno de los mayores atletas masculinos de España

Hallan muerto en su domicilio al exatleta de 36 años Yago Lamela

Subcampeón mundial de salto de longitud y plusmarquista europeo durante 10 años, ha sido el mejor español en la disciplina de todos los tiempos. En los últimos años atravesó algunos episodios de depresión.

EUROPA PRESS Madrid 08/05/2014 19:34 Actualizado: 08/05/2014 20:25

Yago Lamela, en una imagen de archivo.

El exatleta avilesino Yago Lamela, de 36 años, ha sido hallado muerto en su domicilio, en torno a las 18.00, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

Lamela fue subcampeón mundial de salto de longitud y plusmarquista europeo durante 10 años, pero en los últimos años atravesó algunos episodios de depresión. Varias lesiones le apartaron del atletismo en 2009.

El hombre que voló más lejos

Yago Lamela aún permanece como el hombre que ha llegado más lejos tanto en pista cubierta como al aire libre en la historia de la longitud en España, con sendos saltos de 8’56 metros conseguidos uno en los campeonatos del Mundo de pista cubierta del año 1999 en Maebashi (Japón) y el otro en Turín (Italia), en ese mismo año.

El salto de Japón le mantuvo además durante 10 años como el mejor europeo de la historia, hasta que el alemán Sebastian Bayer le superó en 15 centímetros (8’71) durante los europeos de pista cubierta celebrados curiosamente también en Turín. Actualmente, según los ránkings oficiales de la ‘European Athletics’, Lamela continúa como el tercer mejor atleta europeo de la historia al aire libre y el segundo en pista cubierta. (más…)

El machismo al otro lado del espejo

Como nos ha gustado mucho te lo reproducimos en nuestro blog ¿qué te parece?

Por: Marta Castro | 10 de junio de 2013 http://blogs.elpais.com/mujeres/2013/06/el-machismo-al-otro-lado-del-espejo.html?goback=.gde_2491538_member_248311983

MercedesFernandez-Martorell

Varias revistas femeninas rehusaron entrevistar el pasado día 5 de junio a la antropóloga catalana Mercedes Fernández-Martorell tras la presentación de su novela Ideas que matanen la Feria del libro de Madrid. “Causa cierto rechazo que mi investigación se centre en los agresores en vez de en las víctimas”, explica la autora. Pero la principal aportación de su investigación es precisamente esa, poner el foco en los desencadenantes de la violencia machista, en analizar qué factores llevan a los hombres a maltratar y por qué ni la educación ni la cultura o el nivel socioeconómico son eximentes para estas conductas. Es el maltrato desde el otro lado del espejo. Es Alicia intentando dirimir las razones que llevan a la reina de Corazones a actuar como lo hace.

En 2001 el Senado reclamó la presencia de Fernández Martorell para realizar un informe sobre la violencia de género. Fue entonces cuando se dio cuenta de que sabemos mucho de las víctimas, de los mecanismos que se desencadenan en ellas o de cómo reacciona la sociedad, pero sabemos poco de los maltratadores. Comenzó así un trabajo de campo que le ha llevado a asistir a más de 700 juicios por maltrato y a realizar más de 30 entrevistas a hombres condenados por esta causa. “Cuando iba a los centros de la mujer a veces me recriminaban que me interesara más en los agresores que en las víctimas, pero creo que hay que saber las causas que llevan a los hombres a comportarse como asesinos. Porque nadie nace asesino y nadie nace víctima”.

 

El trabajo de campo se ha convertido ahora en un ensayo novelado que concluye que los maltratadores agreden a sus parejas como una forma de compensación social. “Los patrones sociales heredados consideran que los verdaderos aliados de los hombres son otros hombres y la mujer es una persona de segundo orden, dependiente de ellos”, defiende la antropóloga. “Pero si el hombre tiene conflictos con sus congéneres, no importa su nivel educacional o cultural, usa a la mujer para compensar su hombría, imponiendose a ella. El maltratador tiene también una dependencia hacia su víctima, porque el maltrato es su instrumento para sentirse bien y recompensar todo lo que le va mal”.

Fernández-Martorell insiste en que los esquemas sociales heredados por ciertas políticas o religiones son la causa de este patrón: “La mujer ha interesado como madre o como esposa, pero no su libido o su personalidad”. Nadie nace asesino ni borrega. Nos construimos como individuos en el marco de una sociedad que necesita madurar”. “Las mujeres sufrimos desde los años 60 una evolución que nos ha hecho más libres, ahora son los hombres los que tienen que romper con sus barreras, y no reírse de los chistes ofensivos hacia las mujeres y atrever a enfrentarse a otros hombres” arguye la autora.

Esta antropóloga acepta ciertos avances en los últimos años, pero incide en que la clave está en “amar y ser amado sin sufrir y hacer sufrir”. Esto supone, a sus ojos modificar las relaciones que se asientan sobre el “modelo establecido desde el poder patriarcal”.

Mercedes Fernández sabe que la polémica está servida con su investigación, pero no la entiende bien. “Yo solo expongo las ideas que llevan a un hombre a maltratar. No voy a justificarles, pero tampoco podemos obviarles, porque son la base del problema”. El periodista Boris Izaguirre, que la acompañó en la presentación lo recalcó: “El libro se titulaIdeas que matan y no Hombres que matan“. Quizás, para terminar de comprender porqué en países civilizados se sigue ejerciendo la violencia de género sea necesario ver la realidad completa, sin miedos ni prejuicios, a ambos lados del espejo.

7 y 8 de mayo 2013, Jornadas “Empowerment para mujeres y coaching para nuevas masculinidades”. Universitat de Alacant en colaboración con el Consell de la Joventut.

Nuestro compañero de la Red de Hombres por la Igualdad, José María Espada Calpe realizará una participación en estas Jornadas organizadas por el Centre d’Estudis sobre la Dona de la Universitat de Alacant. Séfora Bou Perona, Joan Miquel Rovira Collado, Alejandra Bou Perona, Mar Esquembre serán los docente. Chema Espada estará el 8 de mayo por la mañana, nos informa…:

con la idea de aportar algunas reflexiones e ideas dentro de unas jornadas con mucho empowerment para las mujeres en las que me gustaría reinsertar las masculinidades en una política de igualdad, me he propuesto responder la pregunta sobré de qué depende o qué determina el cambio de los hombres (Ferri y Smith), de cara a evaluar si sigue siendo necesario mantener una perspectiva Friediana (Betty Friedan) de empowerment de las mujeres basado en la independencia económica como núcleo central de la igualdad y en qué medida sea necesario ampliar el foco desde las políticas de mujer a las políticas transformativas de género (Naila Kabeer) en cuyo caso las masculinidades y las “políticas de igualdad con hombres”, se situaría como uno de los escenarios fundamentales para ofrecer una respuesta efectiva a los desafíos de la igualdad (Chant, Gutman 2000) además de un terreno de disputa fundamental frente a la reacción posmachista ante los avances contra la discriminación de género.”

Más datos de las Jornadas: 

22 horas, 2 créditos de libre elección curricular.

Fechas: 7 y 8 de mayo de 2013

Importe: 20 €

Horario, aulas y programa: Ver horario, aulas y programa

Información diplomas: Diplomas

Celebrities-as-playmobil-dolls-1Plazo de inscripciones: hasta unos días antes del comienzo del curso, siempre que no se haya superado el límite máximo de alumnado por curso.

Plazo máximo de pago: hasta unos días antes del comienzo del curso. Si se supera el plazo de pago, la inscripción quedará anulada. El recibo te llegará al correo electrónico que hayas puesto en la inscripción, con tiempo suficiente para su pago.

Inscripción por internet: Formulario electrónico

Requisitos para la obtención del diploma: para obtener el diploma será necesario:

  • la asistencia a todas las sesiones (sólo se permitirá un 20% de ausencias justificadas)
  •  superar la prueba de evaluación que, en su caso, se establezca (memoria, trabajo, etc.)

Lengua vehicular: Castellano (más…)

¿Qué hay debajo de las políticas de igualdad? Oscar Guasch

¿QUÉ HAY DEBAJO DE LAS POLÍTICAS DE IGUALDAD?
Oscar Guasch
Dpto. Sociología.  Universidad de Barcelona.

Intervención en ‘Segunda Jornada sobre políticas de igualdad y mainstreaming de género: aportaciones del proyecto europeo MAGEEQ‘ 2 de Diciembre de 2005 Jornadas MAGEEQ

http://www.ucm.es/info/mageeq/documentos/Oscar%20Guasch_Jornada%20MAGEEQ%20BCN.pdf

Muy buenas tardes y muchas gracias por haberme invitado. Mi intervención será breve porque tenemos poco tiempo. Y será una intervención leída, porque quiero medir, exactamente, el alcance de mis palabras.

Mi intervención se basa en el respeto, en el agradecimiento, en la ideología, y en la crítica elaborada a partir de la experiencia.

Agradecimiento, respeto, ideología, y crítica basada en la experiencia.

Primero, es preciso dar las gracias a tantas y tantas personas, sobre todo mujeres (pero no solo a ellas) que llevan años luchando por la igualdad y contra la discriminación.

Segundo, mi intervención es una intervención ideológica. Pero no es más ni menos ideológica que las intervenciones de quienes me han precedido en estas jornadas.

Las prácticas profesionales y expertas, a mi entender, siempre son prácticas ideológicas, es decir, son prácticas políticas. Es un acto de honestidad científica y ciudadana el reconocerlo.

Tercero, mi intervención se basa en el respeto de las posiciones ideológicas de quienes me han precedido. Respeto, pero discrepo.

Cuarto, mi intervención será muy crítica y se basa en mi experiencia. Mi experiencia investigadora y como persona ciudadana es lo único que puedo compartir con ustedes.

Agradecimiento, respeto, ideología, y crítica basada en la experiencia. Vamos con ello.

Veo que soy el único hombre que participa como ponente las distintas mesas de este seminario. Y se supone (de forma implícita) que estoy aquí por ser homosexual o gay.

Bien. Pues quiero decirles que estoy aquí porque soy un hombre. No estoy aquí porque ser homosexual ni tampoco por ser gay.

Es cierto que fui homosexual. Pero ya no lo soy. Entendí con rapidez que la homosexualidad es una forma científica de homofobia. Así que dejé de ser homosexual.

También fui gay. Pero dejé de serlo. Dejé de ser gay cuando esta identidad se banalizó y fue traicionada por la política y absorbida por el mercado.

La identidad gay actual es una identidad basura, como lo son la mayoría de las realidades de nuestra sociedad.

Ya no soy homosexual. Ya no soy gay. Soy tan solo un hombre que padece, como tantos otros hombres, la homofobia de quienes no respetan mis opciones de género.

Sin embargo, ahora, se que no estoy solo. (más…)

Hombres por la Equidad de Género ¿Y ahora qué?

En los últimos diez años el movimiento de hombres por la igualdad se ha ido desarrollando y extendiendo por gran parte del Estado Español (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco).

Ya no es novedad la implicación de los hombres en el feminismo porque existen grupos de hombres y activistas por la igualdad desde hace más de 25 años en España, sin embargo los hombres profeministas integrados activamente como movimiento social, representan todavía una minoría en comparación con el propio feminismo, la ecología, los grupos de derechos humanos, de derechos lgtb, o el sindicalismo. Hemos de reconocer que hasta ahora no hemos conseguido que nuestro mensaje cale en la mayoría de hombres de nuestras ciudades y pueblos.

Afortunadamente ya no está tan claro en qué consista “ser todo un hombre” o un “hombre de verdad”. Para explicar la falta de entusiasmo masculino ante la igualdad de género, algunos apuntan a un supuesto desconcierto de los hombres, a la dificultad para comprender en qué consista un cambio que es complejo y difícilmente reducible a mensajes simplistas. Hay quien incluso habla de la falta de modelos, aunque quizá sea mejor hablar de falta de reconocimiento social a los modelos igualitarios de masculinidad que inexistencia de los mismos.

Ante un panorama con múltiples referentes, muchos hombres han comprendido la oportunidad que se nos abre para construir una estima y subjetividad centrada en las relaciones y el cuidado, redescubriendo todo lo que generalmente sacrificamos en favor de una carrera profesional. Hombres por la igualdad hay muchos más de los que forman parte de los grupos y asociaciones.

Para la generalidad de los hombres, el cambio se ha limitado a una adaptación oportunista a cada contexto, abriéndose al espacio de la “ayuda” y mostrándose menos abiertamente machistas donde no se permiten estas actitudes, pero sin renunciar a la autoridad y estima del éxito profesional, y priorizando el mismo ante las encrucijadas vitales, lo que se refleja en todos los estadísticos que muestran la persistencia de la discriminación de género.

El miedo a la libertad de las mujeres percibida como una amenaza hace que algunos se vuelvan hacia posturas de dominio y de poder, manifestado en victimismo, enfrentamiento y violencia. Es así que surge en la última década un ruidoso y minoritario movimiento de hombres de defensa de los derechos (privilegios) de los hombres y de los padres, especialmente enfocado a atacar las leyes de protección de las mujeres ante la violencia de género y el feminismo en términos generales.

Aceptar la igualdad es percibido por muchos como una pérdida de privilegios (aunque estos sean privilegios “envenenados”, puesto que acaban perjudicándonos) ante la que muchos hombres se resisten.

No hemos conseguido convencer al grueso de los hombres, de que nosotros ganamos con la igualdad: en salud, en calidad de vida, en mejores relaciones y comunicación, en autoestima, en autonomía, en respeto y aprecio de los demás. (más…)

La igualdad y los hombres

 Hace unos días, en un taller organizado en Málaga por el Fórum de Política Feminista, Soledad Murillo (ex secretaria general de Políticas de Igualdad y una de las principales inspiradoras de la Ley contra la Violencia de Género y de la Ley de Igualdad) comentaba que en Noruega empiezan a considerar la igualdad como algo superado, pese a ocupar el segundo lugar entre los países de Europa en asesinatos machistas.

 Noruega disfruta de la mayor igualdad entre los sexos del mundo, en liza con sus vecinos nórdicos, gracias a su legislación, a la disminución de las brechas salariales entre hombres y mujeres, o a la mayor participación de mujeres en el poder legislativo y en altos cargos administrativos. Aun así la tasa de asesinatos machistas es del 6,58 por cada millón de mujeres (España del 2,44) y una de cada 10 mujeres de más de 15 años ha sido violada.

La experiencia de Noruega nos recuerda que la igualdad para ser efectiva necesita acabar, al mismo tiempo, con las desigualdades estructurales que padecen las mujeres y con el machismo; que la sociedad igualitaria que propone el feminismo no será posible sin el cambio y la implicación de los hombres, un objetivo que Noruega no ha logrado cuando quiere dar por alcanzada la meta.

 “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”. Aunque estamos lejos de los países escandinavos en materia de igualdad, más nos vale tener en cuenta el dato para evitar errores que pueden llevarnos a una situación similar.

 En 1995 hice un estudio con Josep-Vicent Marques, para el Instituto de la Mujer, sobre la posición de los hombres ante el cambio de las mujeres. La mayoría se manifestaba a favor del cambio porque reparaba agravios históricos injustificables, aunque se quejaban de su velocidad y se resistían a lo que se esperaba de ellos porque lo vivían como una pérdida de privilegios. Algunos temían que el verdadero objetivo de las feministas fuera darle la vuelta a la tortilla.

 En los años siguientes la igualdad llegó a ser el discurso social hegemónico, hasta el punto de que costaba encontrar quien se opusiera públicamente y los medios de comunicación tenían que buscar personajes esperpénticos para defender el machismo en los debates. Hoy la situación es distinta, el discurso neomachista ha conseguido que amplios sectores de la población crean que la igualdad no beneficia a la mayoría sino que busca privilegios para las mujeres.

 Sin duda se debe a que ellos han renovado su discurso y a que los hombres por la igualdad no hemos llegado a la mayoría de los hombres para convencerlos de las virtudes del cambio, pero no es menos cierto que las políticas públicas de igualdad se han olvidado de los hombres y este olvido ha facilitado que los neomachistas usen el disfraz de defensores de la igualdad efectiva.

 Las iniciativas institucionales para ayudar a los hombres en el cambio han sido anecdóticas. Ninguna fuerza política apuesta por incorporar a los hombres como beneficiarios de las políticas de igualdad, a sus iniciativas les ha faltado el respaldo necesario y sus militantes consideran la igualdad un tema de mujeres.

 Su falta de sensibilidad ante fenómenos como el fracaso escolar de los chicos, el precio que pagan niños y hombres por ir de machos por la vida, la importancia de ampliar los permisos de paternidad o la necesidad de dotar de prestigio social lo doméstico y los cuidados, son anécdotas que sumar al hecho de suprimir el Ministerio de Igualdad sin dar ni pedir ninguna explicación.

 Hoy toca defender las conquistas amenazadas y luchar por una salida de la crisis que incremente el empoderamiento de las mujeres fomentando la corresponsabilidad, pero no basta con la combatividad del movimiento de mujeres, hace falta una mayoría social que incorpore a los hombres. A estos se les puede y se les debe exigir que renuncien a sus privilegios sin contraprestaciones, porque es justo y necesario, pero si queremos incorporarlos activamente al cambio hay que lograr que se sientan parte del mismo.

 La igualdad y los hombres parecen como el agua y el aceite, irreconciliables pero imprescindibles en la dieta mediterránea. Los hombres, los grandes beneficiarios del Patriarcado, son imprescindibles para el cambio; su implicación dependerá de que además de justa, vean que la igualdad les beneficia y no compensa el precio que pagan por los privilegios.

 Llamar cómplices a los hombres por la igualdad es un paso en la buena dirección, que reivindica el protagonismo del feminismo corresponsabilizándonos del cambio, pero refleja las resistencias a considerar aliados a quienes aportamos una perspectiva y una experiencia necesarias para el diseño y construcción de ese futuro que queremos compartido.

 José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

Gallardón o la violencia “democrática” contra las mujeres

Lo peor de Gallardón no es su posición contra el aborto, sino que sea un hombre el que encabece la ofensiva conservadora para volver a fijar los límites de lo que es o debe ser una mujer, y que parezca dispuesto a usar el monopolio de la violencia del poder del Estado para obligarla a respetarlos.

Como la sobrecarga en lo doméstico, los techos de cristal en el espacio público y las amenazas a la libertad personal o sexual que sufren las mujeres no logran frenar su emancipación, la derecha aprovecha la crisis para agudizar las desigualdades reduciendo las medidas de conciliación en el mercado de trabajo y recortando las políticas sociales.

A nadie se le escapa que la gente sortea la crisis evitando sobrecargas que dificultan su permanencia en el mercado de trabajo y que una de las fórmulas es reducir la descendencia y retrasar su llegada, ni que uno de los métodos más reaccionarios para que las mujeres permanezcan en el hogar es aumentar el tiempo que dedican a la crianza.

Qué mejor forma de lograrlo que incrementar los partos no deseados cuestionando la píldora del día después y la madurez de las mujeres para decidir si quieren culminar sus embarazos. Dice que defiende “la libertad de la maternidad” para no decir que pretende imponer la maternidad sin red de apoyo a todas las embarazadas. Un bonito ejemplo de su forma de quitar derechos aparentando que los defiende.

Los derechos reproductivos de las mujeres son, junto al acceso a la educación y la incorporación al mercado de trabajo, pilares en los que se asienta su autonomía y cuestionarlos desde el Gobierno es un acto de violencia institucional contra ellas y contra la igualdad entre los sexos.

Un ataque a las libertades que sienta un peligroso precedente de sometimiento del Estado a los postulados ideológicos de la jerarquía eclesiástica, que empobrece la democracia y busca criminalizar la libertad que se deriva de la discrepancia, obligando a asumir maternidades y paternidades que no han sido buscadas ni deseadas y devolver (en especial a las mujeres) a unos niveles de inseguridad física y jurídica que creíamos superada.

Estábamos tan acostumbrados a medir la pervivencia de la violencia contra las mujeres a partir del número de asesinatos o denuncias por malos tratos que se producen cada año o, afinando mucho, a partir de las desigualdades en los usos del tiempo, que cuesta creer que la violencia machista que busca limitar las libertades de las mujeres y reducir sus oportunidades proceda del uso “democrático” de las instituciones del Estado.

Los hombres por la igualdad sabemos que no basta con constatar que nuestra presencia en las manifestaciones del 25 de noviembre hace tiempo que ha dejado de ser anecdótica, con saber que los micromachismos son el caldo de cultivo en el que germinan, se desarrollan y se legitiman las desigualdades, ni con llevar con nuestros mensajes a los hombres que Josep-Vicent Marques denominaba varones sensibles y machistas recuperables.

Sabemos que los hombres podemos y debemos oponernos a esta ofensiva contra las libertades en todos los frentes, poniéndole cara a la igualdad compartiendo los cuidados al tiempo que pedimos la igualdad de derechos para asumirlos y que se usen los que tenemos, convencidos de que contribuyen al cambio personal, relaciones más solidarias, paternidades equivalentes y la igualdad de oportunidades ante el mercado de trabajo. También sabemos que podemos contribuir a evitar la mayoría de los embarazos no deseados.

Gallardón, es ese hombre que en tal mal lugar nos deja al resto del colectivo, ese Ministro de Justicia que nos pone tan difícil confiar en una justicia ya muy desacreditada y nos avoca a manifestar nuestra repulsa frente a todas las iniciativas, da igual que tan legales sean, que persigan incrementar las desigualdades por medio de presiones y violencias de intensidad variable tratando de convertir en papel mojado las conquistas hoy reconocidas por las leyes.

José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad.