Denuncia y debate

A que no hay huevos

camionetaJosé Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de hombres por la Igualdad

Cada vez que se pronuncia esta frase imagino a uno o más hombres decidiendo si asumen o no el riesgo a que se les reta.

El año pasado tuve el placer de colaborar como docentepara un curso onlinede Gizonduz [programa dirigido a los hombres que depende de Emakunde–Instituto Vasco de la Mujer] titulado «Hombres, igualdad y masculinidades».Me correspondió elaborar la unidad didáctica “Masculinidades y violencia”, y el texto que introducía la unidad trataba de explicar la importancia de entender la relación que existe entre masculinidad y violencia. La violencia es una parte esencial de la socialización de la masculinidad que busca afirmar la virilidad de quienes la practican para evitar parecer lo que no deben ser: débiles, homosexuales o femeninos.Este maridaje entre masculinidad y violencia está tan naturalizado que pasa desapercibido y nos cuesta ver que la mayoría de los protagonistas directos de las peleas —en colegios, campos de fútbol, incidentes de tráfico, sitios de copas o protestas— son hombres, que la violencia sigue siendo el argumento decisivo en la resolución de todo tipo de conflictos, que los protagonistas y las víctimas más frecuentesson hombres,y que es preciso acabar con este vínculo para combatir las violencias machistas y abordar la deconstrucción de la masculinidad.

El alumnado del curso podía optar, para ser evaluado, por desarrollar un trabajo en el que debían contar algún episodio del que hubieran sido testigos [o del que tuvieran conocimiento cierto]en que uno o más hombres se hubieran visto presionados a actuar violentamente o a poner sus vidas en peligro para no ser tildados de poco hombres; en el relatodebían desarrollar el contexto, el motivo, los protagonistas, lo ocurrido y lo que hicieron o dejaron de hacer las personas que observaron los hechos.Sus relatos muestran la frecuencia con que niños y adultos asumen riesgos para evitar que se cuestione su hombría: imitan a otros más diestros o temerarios buscando el reconocimiento del grupo que valora la violencia o el riesgo, beben más de la cuenta aunque tengan que conducir,o se enfrentan por conflictos entre sus hijos. (más…)

La PPIINA reclama al Congreso de los Diputados que acabe con la discriminación en los permisos de crianza maternos/paternos

La PPiiNA reclama al Congreso de los Diputados que acabe con la discriminación por maternidad

ACTIVISTAS de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción han realizado durante este fin de semana diversas actividades que han culminado con un flashmob y el envío de un ‘paquete al congreso’. Con esta acción se reclama la equiparación de permisos para padres y madres [iguales, intransferibles y PAGADOS al 100%], para poner fin a la discriminación por maternidad que soportan las mujeres.

La PPiiNA denuncia que la reforma siga paralizada, dos AÑOS después de que el Congreso aprobara su necesidad mediante una Proposición No de Ley, en Octubre de 2012.

ENTRE los actos realizados este fin de semana, la PPiiNA rindió un justo y emotivo homenaje a María Telo la jurista feminista que ya en 1975 defendió la equiparación plena de derechos entre hombres y mujeres y la democracia paritaria. A ella debemos, entre otras cosas, que las mujeres hayan podido abrir una CUENTA corriente sin necesitar autorización paterna o marital. María Telo defendió también en 2005 la necesidad de que los padres tuvieran su derecho propio para participar en el cuidado.

La PPiiNA REGISTRÓ en el Congreso de Diputadxs, Junio de 2012, el proyecto de reforma legislativa para la equiparación plena de los permisos por nacimiento para padres y madres, iguales, intransferibles y pagados al 100% .

Toda la información en la página de PPiiNA

#PaquetealCongreso PPiiNA 2014

Trama en España de los bebés robados.

Recogemos una entrada reciente muy interesante de Manu Buendía. Destacamos la abundante información y el enfoque tan claro e incontestable de su artículo. Un extracto para abrir el apetito:

16) En febrero pasado, el Comité de Derechos de la Infancia de la ONU hizo una mención explícita en un informe sobre la trama de bebés robados en España y sus posibles vínculos con la Iglesia Católica. La Agencia insta a la Santa Sede a castigar a las personas responsables y a facilitar a las víctimas información sobre su filiación biológica, para dilucidar los verdaderos progenitores. Otro punto muy positivo.
17) La ONU se hace eco del descubrimiento en 2011 en España de centenares de bebés que fueron despojados de sus madres. Los varones en ese instante próximo al nacimiento eran sujetos pasivos en aquellos años. Aprovecho para afirmar que se ha avanzado muchísimo en España en el tema de la participación e implicación emocional de los hombres en los partos y los días siguientes. Dichos bebés robados fueron vendidos por una red de personal médico, sacerdotes y monjas, a otras familias. El caso se asemeja al de las “lavanderías de Magdalena “, en Irlanda.

La entrada completa: http://quetengasunbuendiaigualitario.blogspot.com.es/2014/08/trama-en-espana-de-los-bebes-robados.html

Yago o la fragilidad. Octavio Salazar

Magnifico artículo de Octavio Salazar, mimebro de la Red de Hombres por la Igualdad, y Profesor de Derecho Constitucional. Entendemos bien mucho de eso que ha tomado relevancia pública con el suicidio de Yago Lamela, y que posiblemente tenga que ver con muchas cosas, pero sin lugar a duda: con lo que se ha esperado de nosotros por el hecho de nacer con genitales externos
Yago o la fragilidad ( Diario Córdoba – 12/05/2014 )

Yago+Lamela+Olympics+Day+13+Athletics+X8_Rh57ztLtl

Hartos de llevar los pantalones

1545166_1398198570433620_442483615_n
Un chico subió esta imagen a internet, se trata de una escuela en la que un alumno decidió ir con falda en un día regular de clases y al verlo, lxs tutores como el director del instituto, lo reportaron y lo suspendieron por unos días. Al día siguiente, pasó lo que está en la imagen; varios chicos se fueron en falda como protesta en contra de su suspensión. “Las mujeres pueden usar jeans y tener el pelo corto, usar camisas y botas, porque está bien ser hombre. Pero de que un hombre se vea femenino, es denigrante. Porque tú piensas que ser mujer es denigrante”

//

Cuidado y custodia. Artículo de Ainhoa Beola Olaziregi

chocolateAl grano y con datos nos dejamos de opiniones baratas. Bravo Ainhoa.Y gracias a ese 15% de hombres, esperamos que creciente que creen y viven la igualdad en los cuidados y en la responsabilidad

Extraido de: http://www.naiz.info/eu/iritzia/articulos/cuidado-y-custodia

Ainhoa Beola Olaziregi
 

Cuidado y custodia

Asistimos en los últimos días a mensajes sobre la necesidad de la custodia compartida. Supongo que se asume y defiende la corresponsabilidad en los cuidados, desde el mismo momento en que la criatura nace.

2013/10/02

Y de ser así, estamos ante una buena noticia, pues ello supondrá que hemos avanzado a la hora de compartir el trabajo relacionado con la crianza y cuidado, independientemente de que la pareja se mantenga unida o esté inmersa en un proceso de divorcio.

Datos recientes del Eustat acreditan que el 93,3% de quienes solicitan una reducción de jornada para dedicarse al cuidado de menores son mujeres, que el 90% de quienes solicitan una excedencia por el mismo motivo siguen siendo mujeres, y que solo uno de cada siete padres dedican el mismo tiempo que las madres al cuidado de las y los hijos en la CAV.

Es un error comenzar a debatir sobre el cuidado, crianza y custodia de los niños cuando se dé un divorcio contencioso, pues el mero hecho de dar una vida debe de hacer que las parejas se impliquen en igualdad y desde principios de corresponsabilidad, en las labores de crianza y cuidado; y porque en momentos de enfrentamiento los niños deben de quedar fuera del litigio por su propia seguridad y bienestar.

Pero si atendemos a los datos de divorcio, vemos que el 64% de los procesos de divorcio se gestionan de mutuo acuerdo. En el 93% de estos casos ambos progenitores deciden que la custodia de las y los menores la ostente quien ha cargado con el peso del cuidado y atención, la madre. Y en el 5% de los casos ambos progenitores deciden compartir la custodia.

Los datos muestran que la mayoría de los casos, afortunadamente se resuelven sin enfrentamientos. Pero analicemos los casos de divorcios contenciosos, que suponen el 36% del total. En el 72% de estos, el padre no solicita la guarda y custodia de las y los menores para sí, y es un 1% los casos donde solicita una custodia compartida.

Por lo tanto nos situamos en un 1% de solicitudes de custodia compartida, entre el total del 36% de divorcios contenciosos. También en estos casos, el interés de las y los menores es una pauta de conducta que defendemos, donde debe de prevalecer la protección y no utilización de las y los menores implicados. (más…)

Hombres barriendo el machismo. 9 de marzo de 2013. Mexico.

NOS HA RECORDADO LA ACCIÓN EN LA QUE PARTICIPAMOS CON LA RED DE HOMBRES POR LA IGUALDAD EN VITORIA EN EL AÑO 2011: https://heterodoxia.wordpress.com/2011/03/16/barre-la-desigualdad-19-de-marzo-dia-del-padre-igualitario/ DESDE ESPAÑA ENHORABUENA Y GRACIAS A NUESTROS HERMANOS EN MÉXICO. NOS HA ENCANTADO.

HistericosBarriendo2013Hoy estamos aquí para conmemorar y reivindicar el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

Somos hombres que no queremos ser hombres. No queremos ser hombres en una sociedad en donde serlo significa asumir con resignación una serie de mandatos que nos limitan, que nos endurecen, que nos marchitan, que nos mutilan y que nos convierten en seres violentos, nocivos y peligrosos para las mujeres, para las niñas y niños, para la naturaleza, para otros hombres y para nosotros mismos.

Este modelo de ser hombre que predomina en nuestra sociedad, nos dice que un hombre no debe ser cariñoso, que no debe ser sensible y expresar sus emociones, que no debe mostrarse vulnerable y con miedo, que no debe negarse a tener relaciones sexuales; que no debe enamorarse de otros hombres, que no debe ganar menos dinero que las mujeres aunque realicen la misma actividad, que no está bien hacer “cosas de mujeres” como usar mandil y barrer con una escoba.

Esta manera de ser hombre nos presenta como seres superiores a las mujeres cuando se promueven y naturalizan prácticas que las denigran, las cosifican y las violentan. “Vieja el último”; “no llores, no seas niña”; “no tengas miedo, no seas marica” son sólo algunas expresiones que usamos cotidianamente para reafirmar la idea de que lo femenino es vergonzoso e indeseable.

Hombres Barriendo el Machismo from Gata Vampira on Vimeo.

También nos dicen que los hombres debemos ser sexualmente activos e irrefrenables. Que debemos demostrar y reafirmar nuestra hombría a través de la sexualidad. Presumir de nuestras conquistas, de nuestro potencial y rendimiento sexual, incluso del tamaño de nuestro pene.

Entonces un hombre que se comporta como lo dicta la sociedad, los medios, la iglesia e incluso el Estado, es un hombre que se siente con la facultad de disponer del cuerpo de las mujeres, de controlar sus decisiones, de ridiculizarla y minimizarla, de juzgarla, de acosarla sexualmente, de tocarla sin su consentimiento, de comprarla, de venderla, de violarla, de matarla.

“Es fácil ser hombre” nos dice la publicidad machista de la cerveza “Tecate”. Efectivamente, es fácil ser este tipo de hombre en nuestra sociedad. No tienes que esforzarte por construir tus propias maneras de masculinidad. La sociedad ya se encargó de eso, las reglas ya están escritas. Debes comportarte de esta manera y nada más, porque esto es ser un hombre en esta sociedad. Por lo tanto, no te preocupes por el sexismo, que no te alarme la homofobia, no te estreses por la misoginia, que no te lastime la violencia, no te indignes por la desigualdad y las injusticias de género. Sé duro, indiferente, no sientas. Asume y protege los privilegios que la sociedad te da por ser hombre. ¡Qué fácil es ser ese hombre!

Nosotros, Los Histéricos, somos hombres que no queremos ser esos hombres. Por eso venimos hoy con escoba y mandil para barrer simbólicamente con el machismo y sus mandatos. Queremos construir nuestras propias maneras de ser hombres, alejados del machismo que tanto daño nos hace. Aspiramos a transformar nuestras realidades junto con otros hombres y en complicidad con las mujeres.

Reconocemos y valoramos mucho las posibilidades que el feminismo y el movimiento de mujeres nos ofrecen a los hombres para ser seres humanos cuidadosos, sensibles, equitativos, críticos y libres del machismo. Por eso estamos aquí en conmemoración y reivindicación del 8 de marzo. Queremos unirnos con sinceridad y con mucha humildad a esta lucha que hace años emprendieron las mujeres por hacer del mundo un lugar incluyente y justo. Porque su liberación, también nos libera.

Ni mochos, ni machos.

Los Histéricos.

histericos.colectivo@gmail.com

ESPECIALISTA EN INTERVENCIÓN CON HOMBRES EN IGUALDAD, GÉNERO Y MASCULINIDADES 2012 – 2013 (1ª Edición)

¿Qué hay debajo de las políticas de igualdad? Oscar Guasch

¿QUÉ HAY DEBAJO DE LAS POLÍTICAS DE IGUALDAD?
Oscar Guasch
Dpto. Sociología.  Universidad de Barcelona.

Intervención en ‘Segunda Jornada sobre políticas de igualdad y mainstreaming de género: aportaciones del proyecto europeo MAGEEQ‘ 2 de Diciembre de 2005 Jornadas MAGEEQ

http://www.ucm.es/info/mageeq/documentos/Oscar%20Guasch_Jornada%20MAGEEQ%20BCN.pdf

Muy buenas tardes y muchas gracias por haberme invitado. Mi intervención será breve porque tenemos poco tiempo. Y será una intervención leída, porque quiero medir, exactamente, el alcance de mis palabras.

Mi intervención se basa en el respeto, en el agradecimiento, en la ideología, y en la crítica elaborada a partir de la experiencia.

Agradecimiento, respeto, ideología, y crítica basada en la experiencia.

Primero, es preciso dar las gracias a tantas y tantas personas, sobre todo mujeres (pero no solo a ellas) que llevan años luchando por la igualdad y contra la discriminación.

Segundo, mi intervención es una intervención ideológica. Pero no es más ni menos ideológica que las intervenciones de quienes me han precedido en estas jornadas.

Las prácticas profesionales y expertas, a mi entender, siempre son prácticas ideológicas, es decir, son prácticas políticas. Es un acto de honestidad científica y ciudadana el reconocerlo.

Tercero, mi intervención se basa en el respeto de las posiciones ideológicas de quienes me han precedido. Respeto, pero discrepo.

Cuarto, mi intervención será muy crítica y se basa en mi experiencia. Mi experiencia investigadora y como persona ciudadana es lo único que puedo compartir con ustedes.

Agradecimiento, respeto, ideología, y crítica basada en la experiencia. Vamos con ello.

Veo que soy el único hombre que participa como ponente las distintas mesas de este seminario. Y se supone (de forma implícita) que estoy aquí por ser homosexual o gay.

Bien. Pues quiero decirles que estoy aquí porque soy un hombre. No estoy aquí porque ser homosexual ni tampoco por ser gay.

Es cierto que fui homosexual. Pero ya no lo soy. Entendí con rapidez que la homosexualidad es una forma científica de homofobia. Así que dejé de ser homosexual.

También fui gay. Pero dejé de serlo. Dejé de ser gay cuando esta identidad se banalizó y fue traicionada por la política y absorbida por el mercado.

La identidad gay actual es una identidad basura, como lo son la mayoría de las realidades de nuestra sociedad.

Ya no soy homosexual. Ya no soy gay. Soy tan solo un hombre que padece, como tantos otros hombres, la homofobia de quienes no respetan mis opciones de género.

Sin embargo, ahora, se que no estoy solo. (más…)

Hombres por la Equidad de Género ¿Y ahora qué?

En los últimos diez años el movimiento de hombres por la igualdad se ha ido desarrollando y extendiendo por gran parte del Estado Español (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco).

Ya no es novedad la implicación de los hombres en el feminismo porque existen grupos de hombres y activistas por la igualdad desde hace más de 25 años en España, sin embargo los hombres profeministas integrados activamente como movimiento social, representan todavía una minoría en comparación con el propio feminismo, la ecología, los grupos de derechos humanos, de derechos lgtb, o el sindicalismo. Hemos de reconocer que hasta ahora no hemos conseguido que nuestro mensaje cale en la mayoría de hombres de nuestras ciudades y pueblos.

Afortunadamente ya no está tan claro en qué consista “ser todo un hombre” o un “hombre de verdad”. Para explicar la falta de entusiasmo masculino ante la igualdad de género, algunos apuntan a un supuesto desconcierto de los hombres, a la dificultad para comprender en qué consista un cambio que es complejo y difícilmente reducible a mensajes simplistas. Hay quien incluso habla de la falta de modelos, aunque quizá sea mejor hablar de falta de reconocimiento social a los modelos igualitarios de masculinidad que inexistencia de los mismos.

Ante un panorama con múltiples referentes, muchos hombres han comprendido la oportunidad que se nos abre para construir una estima y subjetividad centrada en las relaciones y el cuidado, redescubriendo todo lo que generalmente sacrificamos en favor de una carrera profesional. Hombres por la igualdad hay muchos más de los que forman parte de los grupos y asociaciones.

Para la generalidad de los hombres, el cambio se ha limitado a una adaptación oportunista a cada contexto, abriéndose al espacio de la “ayuda” y mostrándose menos abiertamente machistas donde no se permiten estas actitudes, pero sin renunciar a la autoridad y estima del éxito profesional, y priorizando el mismo ante las encrucijadas vitales, lo que se refleja en todos los estadísticos que muestran la persistencia de la discriminación de género.

El miedo a la libertad de las mujeres percibida como una amenaza hace que algunos se vuelvan hacia posturas de dominio y de poder, manifestado en victimismo, enfrentamiento y violencia. Es así que surge en la última década un ruidoso y minoritario movimiento de hombres de defensa de los derechos (privilegios) de los hombres y de los padres, especialmente enfocado a atacar las leyes de protección de las mujeres ante la violencia de género y el feminismo en términos generales.

Aceptar la igualdad es percibido por muchos como una pérdida de privilegios (aunque estos sean privilegios “envenenados”, puesto que acaban perjudicándonos) ante la que muchos hombres se resisten.

No hemos conseguido convencer al grueso de los hombres, de que nosotros ganamos con la igualdad: en salud, en calidad de vida, en mejores relaciones y comunicación, en autoestima, en autonomía, en respeto y aprecio de los demás. (más…)

La igualdad y los hombres

 Hace unos días, en un taller organizado en Málaga por el Fórum de Política Feminista, Soledad Murillo (ex secretaria general de Políticas de Igualdad y una de las principales inspiradoras de la Ley contra la Violencia de Género y de la Ley de Igualdad) comentaba que en Noruega empiezan a considerar la igualdad como algo superado, pese a ocupar el segundo lugar entre los países de Europa en asesinatos machistas.

 Noruega disfruta de la mayor igualdad entre los sexos del mundo, en liza con sus vecinos nórdicos, gracias a su legislación, a la disminución de las brechas salariales entre hombres y mujeres, o a la mayor participación de mujeres en el poder legislativo y en altos cargos administrativos. Aun así la tasa de asesinatos machistas es del 6,58 por cada millón de mujeres (España del 2,44) y una de cada 10 mujeres de más de 15 años ha sido violada.

La experiencia de Noruega nos recuerda que la igualdad para ser efectiva necesita acabar, al mismo tiempo, con las desigualdades estructurales que padecen las mujeres y con el machismo; que la sociedad igualitaria que propone el feminismo no será posible sin el cambio y la implicación de los hombres, un objetivo que Noruega no ha logrado cuando quiere dar por alcanzada la meta.

 “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”. Aunque estamos lejos de los países escandinavos en materia de igualdad, más nos vale tener en cuenta el dato para evitar errores que pueden llevarnos a una situación similar.

 En 1995 hice un estudio con Josep-Vicent Marques, para el Instituto de la Mujer, sobre la posición de los hombres ante el cambio de las mujeres. La mayoría se manifestaba a favor del cambio porque reparaba agravios históricos injustificables, aunque se quejaban de su velocidad y se resistían a lo que se esperaba de ellos porque lo vivían como una pérdida de privilegios. Algunos temían que el verdadero objetivo de las feministas fuera darle la vuelta a la tortilla.

 En los años siguientes la igualdad llegó a ser el discurso social hegemónico, hasta el punto de que costaba encontrar quien se opusiera públicamente y los medios de comunicación tenían que buscar personajes esperpénticos para defender el machismo en los debates. Hoy la situación es distinta, el discurso neomachista ha conseguido que amplios sectores de la población crean que la igualdad no beneficia a la mayoría sino que busca privilegios para las mujeres.

 Sin duda se debe a que ellos han renovado su discurso y a que los hombres por la igualdad no hemos llegado a la mayoría de los hombres para convencerlos de las virtudes del cambio, pero no es menos cierto que las políticas públicas de igualdad se han olvidado de los hombres y este olvido ha facilitado que los neomachistas usen el disfraz de defensores de la igualdad efectiva.

 Las iniciativas institucionales para ayudar a los hombres en el cambio han sido anecdóticas. Ninguna fuerza política apuesta por incorporar a los hombres como beneficiarios de las políticas de igualdad, a sus iniciativas les ha faltado el respaldo necesario y sus militantes consideran la igualdad un tema de mujeres.

 Su falta de sensibilidad ante fenómenos como el fracaso escolar de los chicos, el precio que pagan niños y hombres por ir de machos por la vida, la importancia de ampliar los permisos de paternidad o la necesidad de dotar de prestigio social lo doméstico y los cuidados, son anécdotas que sumar al hecho de suprimir el Ministerio de Igualdad sin dar ni pedir ninguna explicación.

 Hoy toca defender las conquistas amenazadas y luchar por una salida de la crisis que incremente el empoderamiento de las mujeres fomentando la corresponsabilidad, pero no basta con la combatividad del movimiento de mujeres, hace falta una mayoría social que incorpore a los hombres. A estos se les puede y se les debe exigir que renuncien a sus privilegios sin contraprestaciones, porque es justo y necesario, pero si queremos incorporarlos activamente al cambio hay que lograr que se sientan parte del mismo.

 La igualdad y los hombres parecen como el agua y el aceite, irreconciliables pero imprescindibles en la dieta mediterránea. Los hombres, los grandes beneficiarios del Patriarcado, son imprescindibles para el cambio; su implicación dependerá de que además de justa, vean que la igualdad les beneficia y no compensa el precio que pagan por los privilegios.

 Llamar cómplices a los hombres por la igualdad es un paso en la buena dirección, que reivindica el protagonismo del feminismo corresponsabilizándonos del cambio, pero refleja las resistencias a considerar aliados a quienes aportamos una perspectiva y una experiencia necesarias para el diseño y construcción de ese futuro que queremos compartido.

 José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

Gallardón o la violencia “democrática” contra las mujeres

Lo peor de Gallardón no es su posición contra el aborto, sino que sea un hombre el que encabece la ofensiva conservadora para volver a fijar los límites de lo que es o debe ser una mujer, y que parezca dispuesto a usar el monopolio de la violencia del poder del Estado para obligarla a respetarlos.

Como la sobrecarga en lo doméstico, los techos de cristal en el espacio público y las amenazas a la libertad personal o sexual que sufren las mujeres no logran frenar su emancipación, la derecha aprovecha la crisis para agudizar las desigualdades reduciendo las medidas de conciliación en el mercado de trabajo y recortando las políticas sociales.

A nadie se le escapa que la gente sortea la crisis evitando sobrecargas que dificultan su permanencia en el mercado de trabajo y que una de las fórmulas es reducir la descendencia y retrasar su llegada, ni que uno de los métodos más reaccionarios para que las mujeres permanezcan en el hogar es aumentar el tiempo que dedican a la crianza.

Qué mejor forma de lograrlo que incrementar los partos no deseados cuestionando la píldora del día después y la madurez de las mujeres para decidir si quieren culminar sus embarazos. Dice que defiende “la libertad de la maternidad” para no decir que pretende imponer la maternidad sin red de apoyo a todas las embarazadas. Un bonito ejemplo de su forma de quitar derechos aparentando que los defiende.

Los derechos reproductivos de las mujeres son, junto al acceso a la educación y la incorporación al mercado de trabajo, pilares en los que se asienta su autonomía y cuestionarlos desde el Gobierno es un acto de violencia institucional contra ellas y contra la igualdad entre los sexos.

Un ataque a las libertades que sienta un peligroso precedente de sometimiento del Estado a los postulados ideológicos de la jerarquía eclesiástica, que empobrece la democracia y busca criminalizar la libertad que se deriva de la discrepancia, obligando a asumir maternidades y paternidades que no han sido buscadas ni deseadas y devolver (en especial a las mujeres) a unos niveles de inseguridad física y jurídica que creíamos superada.

Estábamos tan acostumbrados a medir la pervivencia de la violencia contra las mujeres a partir del número de asesinatos o denuncias por malos tratos que se producen cada año o, afinando mucho, a partir de las desigualdades en los usos del tiempo, que cuesta creer que la violencia machista que busca limitar las libertades de las mujeres y reducir sus oportunidades proceda del uso “democrático” de las instituciones del Estado.

Los hombres por la igualdad sabemos que no basta con constatar que nuestra presencia en las manifestaciones del 25 de noviembre hace tiempo que ha dejado de ser anecdótica, con saber que los micromachismos son el caldo de cultivo en el que germinan, se desarrollan y se legitiman las desigualdades, ni con llevar con nuestros mensajes a los hombres que Josep-Vicent Marques denominaba varones sensibles y machistas recuperables.

Sabemos que los hombres podemos y debemos oponernos a esta ofensiva contra las libertades en todos los frentes, poniéndole cara a la igualdad compartiendo los cuidados al tiempo que pedimos la igualdad de derechos para asumirlos y que se usen los que tenemos, convencidos de que contribuyen al cambio personal, relaciones más solidarias, paternidades equivalentes y la igualdad de oportunidades ante el mercado de trabajo. También sabemos que podemos contribuir a evitar la mayoría de los embarazos no deseados.

Gallardón, es ese hombre que en tal mal lugar nos deja al resto del colectivo, ese Ministro de Justicia que nos pone tan difícil confiar en una justicia ya muy desacreditada y nos avoca a manifestar nuestra repulsa frente a todas las iniciativas, da igual que tan legales sean, que persigan incrementar las desigualdades por medio de presiones y violencias de intensidad variable tratando de convertir en papel mojado las conquistas hoy reconocidas por las leyes.

José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad.

El aborto en el túnel del tiempo

El aborto en el túnel del tiempo

José Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

A finales de 1978, en Valencia, una amiga me contó que pertenecía a un grupo que hacia abortos clandestinos para luchar por su legalización y me pidió prestado el piso para hacer los que tenían concertados para esa tarde. Accedí porque no encontré ningún motivo para negarme, sin imaginar que ese acto de solidaridad me iba a cambiar la vida.

Esa tarde conocí a un grupo de mujeres valencianas, andaluzas y gallegas, asustadas y dispuestas a enfrentarse a lo desconocido con tal de interrumpir un embarazo no deseado para retomar una vida que se había visto absolutamente alterada por la noticia de su gestación.

Las chicas que practicaban los abortos, sorprendidas por mi habilidad para ayudar a estar relajadas a las mujeres que esperaban turno para ser intervenidas, me ofrecieron ver un aborto y me propusieron integrarme en su grupo, a lo que accedí porque planteaban una batalla para ampliar las libertades en la que valía la pena participar.

En el largo año que duró mi experiencia, interrumpida en Sevilla por la policía, que acabo en juicio, condena e indulto, conocí a más de mil mujeres de todas las edades, ideologías, nivel económico o cultural, y provincias españolas.

La mayoría confesaba estar en contra del aborto hasta que su embarazo venciera sus resistencias, cada mujer tenía unos motivos para abortar, pero siempre eran lo bastante poderosos como para que cada una de ellas estuviera dispuesta a arriesgar su libertad y su vida. Podían ser condenadas con seis años de cárcel y la imagen que tenían del aborto clandestino era realmente truculenta.

Unas abortaban porque no querían ser madres en ese momento y otras porque no “podían” serlo. Estas últimas hubieran llevado a término sus embarazos de contar con el respaldo necesario, social o de sus parejas.

Recién legalizada la anticoncepción su uso era aún minoritario. En casi todas las familias había algún hijo del doctor Ogino y la manida promesa masculina del “confía en mí cariño que yo controlo” demostraba ser de una fiabilidad muy limitada.

La práctica totalidad de los embarazos eran el resultado de eyaculaciones irresponsables en relaciones sexuales físicamente satisfactorias para los hombres y solo ocasionalmente para las mujeres, que no obstante siempre cargaban con las consecuencias. Esta constatación nos llevo a defender la difusión y uso de la anticoncepción y promover una educación sexual igualitaria que cuestionase el modelo sexual dominante.

Una educación sexual que me llevo a cuestionar la pobreza de la sexualidad masculina, que oscila entre el placer y el dar la talla, y esta pobreza me llevo a cuestionar los modelos masculinos tradicionales, es decir el machismo y sus manifestaciones.

A principios de los años 80, en una reunión de clínicas de abortos estimábamos en unos cien mil el número de los que se practicaban en España (la Fiscalía hablaba de 300.000) una cantidad que ha ido saliendo a la luz con la legalidad y creciendo al ritmo de la población. La legalización disipó las tinieblas de la clandestinidad, el riesgo para la salud de las mujeres y la indefensión de quienes los practican, pero no ha logrado un descenso significativo de los mismos porque no se ha avanzado nada en la educación sexual.

Hoy, cuando parecía que las mujeres habían consolidado su derecho al voto, el acceso a la educación, al mercado de trabajo y al control de la natalidad, la victoria del PP nos recuerda que todas las conquistas son reversibles, y en el caso del aborto nos obliga a desempolvar viejos argumentos: que la legalización no recomienda ni obliga, que el derecho de los fecundadores a opinar no puede prevalecer sobre el de las embarazadas, que si los hombres parieran el aborto sería legal, que se cuestiona la capacidad de decisión de las mujeres porque se las quiere mantener a ellas y a sus cuerpos bajo control, que si ellas son las que pueden parir,  suyo es el derecho a decidir.

Indigna que se opongan al aborto las mismas personas que se oponen a la educación sexual, al control de la natalidad, a los servicios sociales y las que exigen a las mujeres anteponer el cuidado de sus hijos o familiares dependientes a su desarrollo personal en lugar de exigir a sus parejas corresponsabilidad en lo Doméstico.

Gallardón promete que ninguna mujer ira a la cárcel por abortar, lo mismo que decía el PSOE de principios de los 80, pero entonces eso significaba un avance y hoy es un serio retroceso.

La Red de Hombres por la Igualdad se pronuncia públicamente contra la decisión de la FIBA sobre vestuario para las mujeres

Tras tener constancia que desde la FIBA se ha impuesto al colectivo de jugadoras profesionales de baloncesto la siguiente medida:
“reducir las tallas de las equipaciones de los equipos femeninos en la Euroliga obligando a que “los shorts y las camisetas fuesen más estrechos, siguiendo las curvas/contorno del cuerpo”, que la camiseta no tapase los hombros, que la anchura del pantalón dejase un máximo de dos centímetros de espacio entre la tela y la piel, y que el pantalón estuviese siempre como mínimo diez centímetros por encima de la rodilla”.

Desde la Red de Hombres por la Igualdad queremos mostrar nuestro mas enérgico y rotundo rechazo a la nueva decisión adoptada por la FIBA de implementar un nuevo vestuario obligatorio para las mujeres que practican el baloncesto de manera profesional en el Estado Español y demás países de Europa.

Consideramos que se trata de una medida denigrante para las mujeres y para aquellos hombres que se solidarizan con ellas y consideran que se trata de una medida sexista y discriminatoria.
No se puede consentir, que en el año 2012, instituciones como la FIBA promuevan este tipo de iniciativas sin ni siquiera contar con el respaldo de las jugadoras. Estamos hablando de deportistas profesionales, no de modelos que se tengan que acoger a ciertas medidas y tallas para desempeñar su trabajo.
Estamos hablando de medidas estéticas que nada tienen que ver con medidas que favorezcan el espectáculo deportivo, sino con un espectáculo hecho por y para el lucimiento de unos cuerpos aderezados para los ojos de los hombres. Esta parece ser la estrategia de la FIBA para promocionar y atraer publico hacia el baloncesto femenino, vender el baloncesto femenino como una especie de mitad baloncesto-mitad pasarela, chicas deportistas, luchadoras y sexys, que triste noticia…
Apoyamos la decisión de Tourasi, asi como de cualquier jugadora que se muestre insumisa a esta normativa machista que vulnera ciertos derechos elementales e invitamos desde aquí a que se hagan todas las acciones necesarias para que esta normativa sea revisada y eliminada y se retiren las sanciones a las jugadoras que están siendo multadas por no acogerse a medidas que denigran la integridad de las mujeres, en este caso, jugadoras profesionales de baloncesto.
Desgraciadamente podemos afirmar que a día de hoy, muchos deportes siguen promoviendo los valores tradicionales de la masculinidad y el patriarcado, el sexismo y dividiendo a hombres y mujeres en función de su sexo.
RED DE HOMBRES POR LA IGUALDAD, ENERO 2012
Puedes hacer llegar tu desacuerdo con esta medida a:
En actuable hay una acción puesta en marcha al respecto: http://actuable.es/peticiones/apoyo-diana-taurasi-un-baloncesto-sexista

La igualdad beneficia a los hombres, entrevista a Miguel Lorente.

Piper Txuriak – Guindillas Blancas, grupo de hombres por la igualdad de Bilbao, han colaborado con el Módulo Psico-Social de Deusto-San Ignacio (Bilbao) en la realización de este vídeo. Es uno de la serie de tres vídeo-entrevistas a MIGUEL LORENTE ACOSTA, médico forense, escritor y entonces delegado del Gobierno español para la Violencia de Género.

Con motivo de la invitación que le hicimos para participar como ponente en las jornadas “Hombres en tiempos de igualdad” celebradas en junio del 2011 en Bilbao, aprovechamos para hacer esta grabación. En ella Miguel Lorente nos explica por qué razones  concretas el compromiso por la igualdad entre hombres y mujeres es un camino de beneficios profundos para los hombres.