El Programa de Tratamiento para Hombres con Relaciones Familiares Violentas del Gobierno de la Rioja

Casi doscientos hombres tratados sobre riesgo de violencia doméstica en el Centro Asesor de la Mujer reconducen su vida familiar

Los responsables políticos del Programa de Tratamiento para Hombres con Relaciones Familiares Violentas exponen los resultados, dicen que ha acogido en sus doce años de existencia a 221 hombres, de los cuales, 193 han podido constatar el cese total de la violencia y la reducción de riesgos a niveles medio bajo de su actitud hacia sus parejas. Además, según ha explicado el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, en todos los casos se ha logrado una implicación media-alta en el tratamiento y en la mayoría de las situaciones se mejoraron los esquemas de igualdad.
Por un lado, en los casos de separación se logró una mayor aceptación del nuevo rol, celeridad en la firma de documentos y refuerzo de asunción de responsabilidades como padres. Por otro, las parejas que han continuado su convivencia han logrado mejorar su relación familiar.
Nieto, que compareció junto a la directora general de Política Social, María Martín, al objeto de dar a conocer la labor de esta actividad, explicó que el fundamento del Programa es mantener una acción dirigida a proteger a la mujer víctima de malos tratos, trabajando directamente cerca de quienes ejercen la violencia.
En palabras del consejero, desde su implantación, el Programa ha mantenido una evolución constante, tanto en el incremento de participantes, como en la evolución de los contenidos. Actualmente las actividades en marcha abarcan tanto la intervención con hombres con problemas de violencia en la familia como con aquellos que están en situación de riesgo y pudieran ejercerla. Igualmente, incluye también a jóvenes que han sido testigos de violencia en el hogar.
El Programa de Tratamiento para Hombres basa sus actuaciones en primer lugar en que el varón haga una toma de conciencia del problema y se implique de forma activa en la resolución del mismo, fomentando la asunción de su responsabilidad, favoreciendo también la comprensión de la conducta violenta y generando en él una fuerte motivación respecto a la necesidad de cambiar. Para ello se facilitan a todos los hombres que acuden al centro las técnicas de autocontrol necesarias para la reducción de la violencia así como habilidades en resolución de problemas y en el manejo de situaciones.
De esta manera se pretende enseñar a los varones con relaciones familiares violentas a vivir su vida conyugal de forma distinta, de manera que tomen conciencia de su problema, pero apoyándoles y presentándoles un amplio abanico de instrumentos terapéuticos con los que afrontar cada situación concreta.
El programa se desarrolla en la sede del Centro Asesor de la Mujer y consta de un total de 20 sesiones de evaluación, tratamiento y seguimiento por persona. Las sesiones tienen una periodicidad semanal y en ellas se tratan cuestiones tales como el control de la ira, el estrés, los celos o la mejora de la autoestima, entre otros.
A lo largo del presente año están siendo atendidos en este programa 13 hombres, la mayoría de ellos españoles.
El perfil de los hombres atendidos es el de un varón de una media de edad en torno a los 37 años, laboralmente activo, que convive con su pareja. En la mayoría de los casos, la problemática de la violencia adquiere carácter familiar. Generalmente, la motivación inicial por parte del varón es alta y la iniciativa para integrarse en el programa es voluntaria, generalmente por consejo de su mujer, que previamente había acudido al Centro Asesor de la Mujer.
Habitualmente los hombres tratados agradecen la oportunidad para expresarse y ofrecer su punto de vista.
La participación en el Programa de Tratamiento de Hombres se basa en una serie de criterios de inclusión y exclusión; es decir que el varón afectado tenga voluntariedad y cierta motivación interna al tratamiento. Cuando el hombre está inmerso en un proceso judicial por violencia de género, queda excluido de este programa, porque si la petición se impone por sentencia o hay alguna forma de ganancia secundaria, la motivación es externa y la voluntariedad, si no anulada, sí está muy condicionada y es necesaria otra forma de intervención.
Respecto a las situaciones de divorcio o separación matrimonial, muchos hombres pueden acudir en principio como promesa de cambio, para evitar la ruptura. En ese sentido el Programa trabaja también en fomentar la motivación y la implicación en el tratamiento.
Centro Asesor de la Mujer
El Programa de tratamiento para hombres con relaciones familiares violentas es uno de los siete programas y servicios que actualmente tiene en marcha el Centro Asesor de la Mujer. El resto de programas en marcha son la Red de Alojamientos para Mujeres, el Teléfono de Información a la Mujer 900 711 010, el Programa de Atención Integral a Menores Expuestos a la Violencia, el Servicio de Orientación y Mediación Familiar, el Programa de Buenos Tratos y el Centro de Documentación a la Mujer.
Todas estas acciones se enmarcan dentro de las actividades que desarrolla el Centro Asesor de la Mujer, que presta además los siguientes servicios: Servicio de Información y Asesoría Jurídica, el Servicio de Intervención Psicológica, donde se ofrece asesoramiento psicológico y tratamiento a la mujer víctima de violencia de género y el Servicio de Atención Social, que proporciona información y orientación ante cualquier situación de riesgo social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s