Otra forma de Violencia de Género: el pretendido síndrome de alienación parental. Sonia Vaccaro

Ponencia en  JORNADAS DE FORMACIÓN PARA LA PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN EN LA VG. Concejalía de Mujer del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, 1º de Diciembre de 2008 http://www.santacruzdetenerife.es/fileadmin/user_upload/Archivos_para_descargar/Servicios_Mujer/Ponencias/sindrome_alienacion.pdf

Según las estadísticas, en España1 en un 52% de las disoluciones de matrimonios, se acuerdan los términos de común acuerdo, mientras que en el 48% restante se entabla un litigio judicial. De este último porcentaje, más del 50% está relacionado con algún conflicto que incluye a los hijos y las hijas de la pareja. Estos litigios en general, ocurren en la mayoría de las parejas con una historia previa de violencia – a veces sin judicializar -, no obstante la justicia en la mayoría de los casos, no toma en cuenta este dato a la hora de evaluar las evidencias en el marco de la regulación de visitas y al decidir la custodia y tenencia de los hijos del matrimonio.

Las criaturas, durante este proceso, a veces se vuelven ariscas y esquivas hacia uno o ambos progenitores. Las investigaciones han demostrado que los motivos que subyacen al apego o al rechazo, en estas circunstancias, hacia alguno de los progenitores, son complejos y no pueden prestarse a respuestas fáciles ni unánimes.

La causa de este comportamiento no se puede determinar sin la comprensión en nprofundidad de la historia y la dinámica de los vínculos familiares.

Tampoco se puede obviar el período evolutivo por el que atraviesan los niños, ya que no es igual la reacción que tendrá un niño de 4 años que aquella que presentará otro/a de 8 años, tampoco se asemejan las conductas de un niño en la pubertad ni las que adoptará en la adolescencia.

Sin embargo, ciertos profesionales que evalúan la conducta de los niños en el marco de un litigio de divorcio, se apoyan en teorías simplistas y pseudocientíficas para explicitar un comportamiento y recomiendan una fórmula única para todo tipo de conflictos, forzando a las criaturas, entre otras cosas, a reprimir su enfado y a relacionarse de modo forzado, con el progenitor rechazado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s