Luis Bonino en la Universidad de Navarra: “ser más sensible a lo propio no garantiza que yo sea más sensible a tus necesidades”

luis bonino psicoterapeuta y director del centro de la condición masculina de madrid:  “El nuevo modelo de hombre emocional es peligroso, hace creer que es más igualitario”Luis Bonino en la Universidad Pública de Navarra.

Bonino sabe que los hombres feministas “también somos incómodos”, por creer en la igualdad real, no formal, la que rompe una construcción cultural del poder masculino. Denuncia un sexismo invisibilizado y tolerado, a diferencia de otro tipo de violencia, pero que hace tanto o más daño

ana ibarra, pamplona.- Martes, 21 de Junio de 2011 –

Luis Bonino en la Universidad Pública de Navarra. (Patxi Cascante)

 Parte de la base de que la masculinidad es un derecho que se otorga de nacimiento al hombre y que lleva aparejados unos “privilegios legitimados socialmente” como parte de una cultura de “dominio” donde las mujeres están disponibles para satisfacer sus propios “deseos y necesidades”, sobre las que existe una superioridad moral, y de las que esperan una relación complementaria: “el reposo del guerrero, alimentador del ego, curadora de heridas…”. Y si esto no cambia, no hay cambio.

Tenemos esa idea de que para avanzar hacia la igualdad el hombre tiene que desarrollar el mundo de los afectos, los sentimientos… Usted mantiene que el mundo de las emociones no es garantía de igualdad.

En todo el trabajo que hay sobre nuevas masculinidades y de hombres por el cambio se está teniendo en cuenta la modificación de ciertos aspectos de la masculinidad que, en realidad, apuntan a ser mejor persona, menos diferente de lo femenino, más cuidadoso de sí mismo, no ser tan duro… No es suficiente. Ser sensible a lo mío no necesariamente lo es para las necesidades de la otra persona. Cuando los hombres se manifiestan diferentes a otros hombres enganchan a más mujeres. Ante un tío afectuoso, diferente a los que pegan, la chica se siente atraída. Pero creo que este modelo del hombre emocional es peligrosísimo porque hace creer a las mujeres que son más igualitarios. Y no es así, pueden serlo o no. Es decir, ser más sensible a lo propio no garantiza que yo sea más sensible a tus necesidades.

¿Quiere decir que el hombre pretende cambiar su imagen pero sin renunciar a cuestiones esenciales?

En general, le sirve para ampliar el horizonte de desarrollo personal, lo que está bien, pero no tiene que ver con romper desigualdades. Algunas chicas dicen que hay chicos que no forman parte del modelo masculino tradicional, que no son procreadores, protectores ni proveedores… porque ellas trabajan. Pero también se quejan de que no saben ni clavar un clavo, y si ella se tiene que defender se ponen detrás y no delante… tocan instrumentos, son sensibles, afectuosos, pero en la práctica no hacen nada, son gorrones. Y se cansan de ellos porque no aportan nada.

Hay un nuevo discurso reaccionario contra la igualdad porque la mujer ha abandonado a la familia, su rol…

Cuando se acusa a la mujeres de que están rompiendo la familia es cierto, pero en el sentido de que están rompiendo el modelo tradicional de familia, de cuando no hay democracia entre pares.

¿Siempre se quiere una pareja?

Quizá, hay que desmitificar el modelo de que uno se realiza en pareja. Muchas mujeres se crean ilusiones respecto a los hombres: “ya encontraré mi príncipe azul o ya cambiaré al que tengo”… En realidad, los hombres cambiamos poco. Y lo que es cierto es que, cuando uno va encontrando a mujeres empoderadas, que no comienzan a sentir como una carga vivir solas, eso cambia la perspectiva vital.

Luis Bonino en la Universidad Pública de Navarra.¿Le cuesta aceptar a la nueva mujer?

Porque es perder un lugar central. Si hay alguna posibilidad de cambio en los hombres pasa porque las mujeres no nos cuiden, pasa por la confrontación. No te tolero esto, si quieres estar conmigo, cambia, y si no fuera. De hecho, de los hombres que se acercan a programas de tratamiento de maltratadores por cuenta propia, el 99% lo hace cuando la pareja le dice basta ya.

¿Hacia dónde vamos? 

Creo que es un avance lento pero hacia delante; el mayor peligro es creer que hemos avanzado mucho. Es como cuando tomamos como ejemplo de discriminación a una mujer con burka y no vemos otras modas… En Madrid, la moda actual de las chicas es vestirse tipo prostituta, muy pintada, marcada, taconazo, tetas medio al aire… Eso es peor que el burka, no deja de ser el cuerpo como objeto de deseo, de la mirada de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s