María Pazos: “Estamos desperdiciando el capital humano de las mujeres y el capital cuidador de los hombres”

Trabaja para que la economía no discrimine a las mujeres y lo hace desde el Instituto de Estudios Fiscales. Considera que los gobiernos hacen poco para proteger los derechos de la mujer

María PazosMaría Pazos . Foto Carolina Dieguez

CRISTINA MARTÍNEZ. María Pazos es coordinadora de fiscalidad y género del Instituto de Estudios Fiscales.

Usted coordina el departamento de Fiscalidad y Género del Instituto de Estudios Fiscales dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda. Eso da un poco de susto…

¿Da susto? Bueno, pero es muy importante porque las políticas fiscales, ingresos y gastos públicos determinan el modelo de sociedad que se quiere obtener. No es lo mismo invertir en servicios públicos para la educación infantil y la dependencia que dar prestaciones y paguitas para que las mujeres se queden en casa haciendo de cuidadoras.

¿Y cuál es su función?

Que los ingresos y gastos públicos se hagan de tal manera que sean equitativos en todos los sentidos. La equidad de género es en definitiva también la equidad social. Por ejemplo, ahora en la reforma de las pensiones todos los artículos en prensa hablan de los años que se van a necesitar y los problemas para cotizar, que los jóvenes empiezan tarde a trabajar o que te quedes en paro, pero no hablan del gran problema por el que la gente tiene huecos en los años de cotización, que es por el cuidado de los hijos o la familia. El 70% de los hombres y el 23% de mujeres que se jubilan lo hacen a los 65 años y con 37 cotizados, pero hay un 77% de mujeres que no llegan a esos años de cotización, aunque ahora un 45% de la población activa son mujeres.

¿Qué le diría a los que no contratan a una mujer porque puede quedarse embarazada?

Las mujeres son mano de obra de alto riesgo y eso en parte es verdad. Es algo que pasa y que pasará inevitablemente mientras sea la mujer la que asume las cargas familiares. Los empresarios saben, con razón, que si contratan a una mujer las posibilidades de que se ausente por tener que cuidar a alguien son mucho mayores que si contrata a un hombre. Una mujer disminuye sus horas de trabajo si tiene hijos y el hombre las aumenta. Y lo que hay que hacer es que ellas se incorporen al empleo en igualdad de condiciones y que ellos se incorporen a los trabajos de cuidado.

¿La crisis supone un freno en los avances feministas y de igualdad?

A mí lo que me interesa es el papel del feminismo en la solución de la crisis económica y del cambio de modelo reproductivo porque es un problema de sostenibilidad a nivel demográfico. Estamos desperdiciando el capital humano de las mujeres y el capital cuidador de los hombres. La crisis es un freno al avance de la igualdad, pero porque se lo han tomado así. La igualdad de género sería una solución para la crisis. Podríamos salir mucho mejor si aprovecháramos toda la potencialidad de las mujeres y de los hombres. Esa reforma se necesita también a largo plazo por problemas demográficos. Si no damos a las mujeres posibilidades de compatibilizar el empleo de calidad con la maternidad vamos al suicidio demográfico.

¿Ha avanzado mucho nuestro país en este sentido?
Bueno, hemos avanzado sobre todo en paridad política, no en paridad económica ni en empresas privadas. También es importante que el problema de la violencia de género sea una preocupación en la sociedad porque hace que la conciencia sobre la desigualdad y el ansia de cambio sea más alta que en otros países europeos. Pero estamos a la cola en la asunción de los hombres del trabajo doméstico, en la incorporación femenina al trabajo… las cuestiones estructurales no las hemos abordado todavía y parece que ahora no toca.

Hay conceptos que al final se han quedado vacíos: igualdad de género, conciliación vida familiar y profesional…
Es interesante porque los términos se van desgastando. Es fácil decirlo pero luego hacerlo es difícil. Se hablaba de igualdad y ahora hay que hablar de igualdad real, o de conciliación y ahora decimos corresponsabilidad. La verdad es que estamos en el periodo de la exposición de motivos, hemos conseguido que se declaren los objetivos de igualdad, que se incluyan en las leyes, pero sin embargo no se aplican. La ley de Dependencia dice que la prestación de cuidados en el entorno familiar tiene que ser excepcional, porque tiene un impacto de género negativo, pero luego la excepcionalidad se convirtió en norma.

Seremos iguales cuando…

Pues cuando cada persona pueda decidir libremente sobre su propia vida o cuando hayamos eliminado la división del trabajo o cuando hayamos conseguido una sociedad de personas sustentadoras cuidadoras en igualdad.
En algo tendremos que ser diferentes porque esa también es nuestra riqueza.
Sí claro. Las diferencias individuales. La libertad total para ser diferente de quien quieras. Osea, igualdad de derechos y diferencias individuales. Lo importante es que una mujer se vea obligada a llorar y un hombre se vea obligado a no llorar.

Un dato reciente dice que medio millón de mujeres que han emigrado a Europa han sufrido ablación.

La verdad es que es bastante espeluznante. Pero no me extraña porque los gobiernos no están haciendo gran cosa por proteger los derechos de esas mujeres. Es como la violencia de género. Hemos avanzado mucho, pero un amenazado por ETA lleva protección todo el día, sin embargo es mucho más fácil protegerse de un maltratador porque está identificado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s