«Los hombres son más propensos a las adicciones y las mujeres a las depresiones»

Más de 300 expertos se han reunido en Bilbao para debatir sobre patología dual; es decir, cuando un mismo individuo sufre problemas de salud mental y adicción a sustancias estupefacientes.
– ¿Qué se manifiesta primero?
– Este es uno de los temas que se están debatiendo. ¿Qué es primero el huevo o la gallina?
– ¿Y?
– Hay personas que por su propia patología recurren a las drogas y otras a las que el consumo les produce una patología mental. Las que más nos preocupan son las más graves como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el de personalidad. Hay esquizofrénicos que consumen sustancias estupefacientes, pero también hay personas que por el consumo de cannabis pueden tener una descompensación de tipo psicótico. Cada persona es un mundo.
– ¿Qué consecuencias pueden tener estas patologías en las personas que las padecen?
– En general, cuando existe un problema de salud mental y de adicción a las drogas lo que podemos decir es que tanto el pronóstico como el tratamiento es más complicado. Lo fundamental para tratar estas patologías es que haya equipos integrados que atiendan tanto al problema de salud mental como a las toxicomanías. De hecho, en el País Vasco existe una única red de salud mental en la que también se atienden las drogodependencias.
– Pero, ¿cómo se tienen que tratar?
– Lo fundamental es detectar el caso a través del médico de cabecera, que será el que derive al paciente al especialista. En general, el tratamiento es una combinación de atención psicológica y medicamentos. Respecto a la patología de tipo mental está demostrado que lo más eficaz son los tratamientos farmacológicos junto con otros de tipo psicológico, que van desde la psicoeducación hasta psicoterapias. En cualquier caso, hay personas que después de una primera descompensación se recuperan, pero tanto en unas patologías como en otras se produce en muchos casos una cronicidad de la enfermedad. Y cuando esto ocurre hay que mantener el tratamiento a lo largo del tiempo.
– ¿Las patologías mentales deberían entrar en el saco de las enfermedades crónicas?
– No todas. Una persona puede tener una descompensación de tipo depresivo y luego remonta. Hay otras que evolucionan de manera más crónica, como puede ser la esquizofrenia o el trastorno bipolar. También hay algunos casos de patologías asociadas a las adicciones que también tienen un curso crónico. Además del tratamiento, la red también se ocupa del cuidado de estos pacientes. Cuidarles quiere decir estar con ellos, evitar que se hagan más daño, favorecer que tengan conductas sanas, que sepan reconocer cuándo tienen una recaída, atender y acompañar a la familia para que también sepa identificar cuándo hay una descompensación…
– ¿Existen personas con mayor predisposición a padecer enfermedades mentales?
– Es un tema complejo, pero es cierto que hay personas con una mayor vulnerabilidad a tener una patología mental o una adicción a las drogas. Si esas personas se encuentran con factores personales o sociales desencadenantes como problemas de estrés, de aislamiento o socioeconómicos tienen más posibilidades de sufrir una enfermedad mental.
– ¿Cuál es el perfil de ese grupo más vulnerable?
– No hay un perfil determinado, pero está demostrado que los varones son más propensos a tener adicciones. En el caso de las mujeres, hay una mayor demanda sanitaria de patologías mentales como la depresión. Es decir, hay más asistencias a mujeres en el área de salud mental, si bien es cierto que cuando hablamos de enfermedades graves la cosa se suele equilibrar, sobre todo cuando incluimos adicciones. En este caso, hay muchas más hospitalizaciones de varones.
El ‘yo controlo’ no existe
– ¿Cuál es la frontera entre el uso, el abuso y la adicción a las drogas?
– El uso es cuando alguien consume un tipo de sustancia, el abuso cuando se hace un uso reiterado y la adicción es cuando la persona ya no puede dejar de consumir.
– Sin embargo, mucha gente que suele tomar drogas no siempre es consciente de su adicción. El famoso ‘yo controlo’.
– Eso tiene que ver con la conciencia. El problema es que muchas veces el ‘yo controlo’ es una ilusión, porque aunque se desea controlar, los circuitos cerebrales dificultan que esa persona lo haga.
– ¿Cuántas personas padecen enfermedades mentales o adicciones en el País Vasco?
– Una cosa es el número de personas que las están padeciendo y otra el porcentaje que acude a los ambulatorios y hospitales para tratarse. Aproximadamente entre un 10% y un 20% de la población sufre patologías mentales menores y un 2%, graves. El número de vascos que inician un tratamiento en la red de salud mental de Osakidetza es de unas 20.000 personas al año.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s