Nuevo enlace: Promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en República Dominicana

Promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en República Dominicana 18/06/10

Un programa que han impulsado InteRed y la Comunidad de Madrid

Esta acción confluye con el cumplimiento del Objetivo 3 de los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” aprobado por Naciones Unidas: el de promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer.

Dado que para promover la igualdad entre hombres y mujeres es necesario que se dé un cambio en las estructuras que establecen los diferentes roles y responsabilidades a hombres y mujeres por razón de su sexo y que discrimina a estas últimas; el programa optó por una línea de intervención dirigida a la incorporación del enfoque de género en las escuelas, ya que éstas juegan un papel relevante en la socialización de la niñez: se trabajó en 27 escuelas en un proceso de formación dirigido a docentes, estudiantes, padres y madres.

Por otra parte, dado que la promoción de la igualdad entre hombres mujeres también debe empezarse desde los gobiernos locales, el proyecto fomenta los niveles de participación y liderazgo con equidad de género en las organizaciones comunitarias y la capacitación de las autoridades locales para un eficaz ejercicio de sus funciones desde una perspectiva de género. Así, alcanzan relevancia las comunidades que participan del Distrito Municipal de El Puerto, ya que en ellas se aborda todo un proceso de elaboración e implementación de una Agenda de Desarrollo con Equidad de Género.

El programa se ha desarrollado en más de veinte comunidades pertenecientes a los municipios de Villa Altagracia y de Cambita, provincia de San Cristóbal, en República Dominicana, desde marzo del año 2006 hasta la fecha. Concluida su ejecución, la reciente evaluación externa del programa ha evidenciado la pertinencia del mismo.

Las mujeres en República Dominicana

Sufre una doble explotación: ser pobre y ser mujer. La desigualdad entre los sexos profundiza las brechas de género y afecta mayormente a las mujeres. El peso de los prejuicios sociales y culturales las sitúa en una posición de desventaja que incide en todos los ámbitos: familiar, laboral, económico, político, social.

Las consecuencias son una creciente feminización de la pobreza e incremento de la violencia de género: asesinatos, abusos sexuales (desde la niñez), maltrato emocional y físico.

En esta perspectiva, la educación, la escuela, los maestros y maestras constituyen agentes imprescindibles para la transformación social y el compromiso con la defensa de los derechos humanos y la equidad de género en las futuras generaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s