¿Quién “descondena” ahora a la madre?

santiago-isidro-blanco

Santiago Isidro Blanco, foto "El Correo de Zamora"

En esta Zamora donde los Jueces ponen tanto celo en condenar mujeres y hasta enviarlas a la cárcel por no “entregar” los bienes muebles menores de edad a sus padres, en el caso de otra de esas mujeres ya dos veces condenada por desobediencia:
El mismo día que Santiago Isidro Blanco denunciaba públicamente que su mujer había sido condenada por dos jueces por impedirle ver a sus hijas, terminaba la jornada con agresiones hacia las dos menores de 14 y 11 años, a las que pasó a recoger a las ocho de la tarde del domicilio materno. Santiago Isidro Blanco fue detenido el lunes, tras pasar el fin de semana en busca y captura. El viernes, a las doce de la noche, la Policía Nacional tuvo que acudir a su casa para socorrer a las niñas, que se arrojaron en brazos de los agentes en cuanto aparecieron por la puerta. Ambas fueron trasladadas de inmediato al Hospital Virgen de la Concha: la pequeña tenía lesiones en el cuero cabelludo y en un tobillo, al parecer su padre le había agredido, cogiéndola por los pelos y lanzándola contra la pared cuando se negó a contestar a preguntas referidas a su madre. La niña de 14 años salió en defensa de su hermana y también sufrió la ira del padre: la menor tuvo que ser atendida de un ataque de ansiedad por la traumática
experiencia. (Sigue)
Las dos hermanas «tienen pánico a su padre», indican fuentes próximas a la
familia. De hecho, no han regresado al colegio hasta que la Policía Nacional no logró detener a su progenitor. «Hay que acompañarlas a todos lados y no quieren que su madre salga de casa porque temen por su vida», indican las mismas fuentes, que subrayan que el episodio vivido el viernes por las dos menores de edad «no es el primero, las ha pegado más veces, incluso manifestaron su oposición a ir con el padre porque les hablaba mal de su madre». Nunca ha habido denuncias por maltrato contra este hombre de 35 años. El miedo de su esposa ha podido más, indican, pero «es un maltratador y esto que ha ocurrido el viernes lo demuestra: no es la primera vez que pasa».

Isidro Blanco recogió a las niñas en la casa que comparten con su madre para llevarlas a cenar, puesto que el fin de semana le correspondía estar con las pequeñas. Ya en el domicilio del detenido, éste «comienza a formular preguntas sobre la vida que llevaban», según la versión difundida por la Comisaría de Zamora. La actitud agresiva se disparó cuando la menor de las niñas le replicó que «no tenía por qué contestarle a una de las preguntas. La emprendió a golpes con la menor, que fue defendida por su hermana, que igualmente resultó lesionada», añade el comunicado de prensa.

El matrimonio lleva tres años separado y el hombre dejó de pasar la pensión de las niñas hace diez meses.”

¿Quién será, será, quien ahora reconozca que la negativa a la entrega estaba plenamente justificada? ¿Qué responsabilidad personal asumirán quienes han puesto al servicio de este “padre” toda la violenca estatal para facilitar que pudiera maltratar a sus hijas? ¿Quién cancelará los antecedentes penales de una madre a la que, a la vista está, se le ha impedido mediante la violencia estatal proteger a sus hijas?
No basta con parar la mano. La violencia contra las mujeres tiene muchas manos, muchas palabras, muchas herramientas. ¿De que sirve parar la mano
del maltratador, si levantamos contra la mujer la porra del policía o la toga del Juez? CompañerAs: ¿qué duele más, un moratón en tu ojo o un moratón en el ojo de tu hij@?

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s