Consideraciones en torno a la pertinencia del Síndrome de Alienación Parental en la evaluación psicológica. Una respuesta

Por Andrés Montero, Presidente de la Asociación Española de Psicología de la Violencia:
La Coordinadora de Psicología Jurídica del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España ha difundido un comunicado a través de la web de la publicación online Infocop, fechado el 18 de junio de 2008, en donde realiza determinadas consideraciones en torno al denominado «síndrome de alienación parental». Después de lo que ya se ha publicado e investigado sobre el SAP desde los años ochenta, como profesional colegiado de la psicología no me preocupa tanto que el SAP no haya sido validado como constructo psicológico basado en la evidencia durante veinte años, ni siquiera que esas evidencias sí existan abrumadoramente para descalificarlo como categoría psicológica que realmente describa algo que no sea la intención de victimizar a la mujer en procesos de separación o divorcio, en los casos más leves, o instrumentar el SAP como artefacto psicojurídico para ejercer victimización secundaria sobre la mujer maltratada en casos de violencia de género, en los supuestos más graves…. preocupándome no me preocupa ahora tanto todo eso como el hecho de que en nombre de la organización colegial se haya emitido una opinión que pretenda representar a los colegiados y colegiadas, en un asunto descartado del debate científico por debilidad de constructo, pero en cambio muy instrumentado interesadamente y con amplia discusión (eso es lo que existe, y no consenso) en la parte de la profesión que se dedica a la práctica en el ámbito de familia o en el forense.

Considerando este escenario, el mínimo proceder del Consejo de Colegios antes de emitir ningún comunicado arrogándose la voz de investigadores y psicólogos [dice textualmente <>] habría sido seguir cualquiera de los mecanismos previstos en la práctica científica y profesional para conocer la opinión de un colectivo y el estado del arte respecto a una cuestión disciplinar. En tanto integrante de la Sección de Psicología Jurídica del Colegio de Madrid, desde luego no he recibido ninguna convocatoria para participar en mecanismo, estudio, encuesta o cuestionario alguno al respecto y me consta idéntica situación en un buen número de profesionales. Si, por el contrario, lo que se pretendía era emitir una opinión particular con una visión particular, es del todo improcedente que figure sin firmar y mucho menos que se abrigue, por tanto, bajo el nombre del Consejo General (porque supuestamente nos representa a todos y todas en la profesión) sin articular los dispositivos, representativos estos sí, transparentes y sometibles a la crítica y a la revisión, para conocer la opinión del colectivo colegial. Por ello lo que esperaría como colegiado es que se retirara el comunicado de la web de Infocop y que el Consejo accionara un proceso para realmente conocer cuál es la opinión del colectivo colegial, de los <> en que apoya sus afirmaciones, respecto del denominado síndrome de alienación parental.

Un comentario

  1. Y añadimos que:

    miércoles, diciembre 05, 2007

    SÍNDROME DE ALIENACIÓN PATRIARCAL
    Andres Montero

    El País publica un artículo firmado por Carmen Morán y titulado «programados para odiar a papá» (que en la edición en Internet se ha modificado por «para odiar a papá y mamá»). Escrito en forma de reportaje, el artículo se centraba específicamente en un concepto denominado Síndrome de Alienación Parental (SAP). Obviando la controversia científica que internacionalmente existe en torno a ese concepto, el autor del reportaje describe la eventual manipulación de niños menores por progenitores custodios para enfrentarlos y ponerlos en contra de los progenitores no-custodios en procesos de separación o divorcio. A esa manipulación se le otorga categoría de diagnóstico clínico denominándola Síndrome de Alienación Parental y se la identifica como una forma de maltrato a los menores.

    El artículo ignora completamente en su reportaje el carácter acientífico del SAP. Después de veintidós años desde que fuera planteado por un psiquiatra estadounidense, el SAP ha sido rechazado como realidad clínica tanto por la Organización Mundial de la Salud como por la Asociación Americana de Psiquiatría, las dos principales categorizadoras del diagnóstico psicopatológico profesional a escala mundial. La validez del SAP está tan cuestionada que las propias instituciones norteamericanas encargadas de velar por la buena práctica en el ámbito judicial rechazan abiertamente el SAP como elemento de prueba pericial en los juzgados de familia.
    Los avances científicos se plantean siempre, inicialmente, como hipótesis a contrastar con la realidad. El SAP no es más que una hipótesis que de momento perdura más de veinte años en contra de las evidencias. Esa perdurabilidad del SAP en contra de toda evidencia puede responder también a otra hipótesis, al menos tan válida como la única reflejada en el artículo y que por tanto debería haber tenido la misma consideración en un reportaje periodístico: que el SAP es un artefacto psico-jurídico, diseñado con propósitos misóginos (su antecedente es nombre tan sexista como “síndrome de la madre maliciosa asociado al divorcio) e instrumentado por maltratadores en relaciones de violencia para desacreditar el rechazo, justificado, que sienten los niños hacia el agresor de su madre.

    (publicado en El País, 3 diciembre 2007)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s