¿Un grupo de hombres? MOC Tenerife

Desde hace 6 años venimos reuniéndonos personas procedentes del MOC, del colectio Harimaguada y del Blus-Bar-Cafetería Epoca en una experiencia de encuentro de reflexión y tertulia sobre nuestra condición de personas en una sociedad patriarcal y violenta.

Somos hombres pero no tenemos una vocación o intención de ser un grupo de género, muy al contrario, es uno de los ejes que nos planteamos superar en nuestras conversaciones: la dualidad masculino-femenino que nos encorseta y limita en nuestra realización como seres humanos y que nos impregna incluso en nuestros discursos emancipatorios.

El hecho de proceder del pacifismo noviolento (política-sociedad), del feminismo y la sexualidad (emoción-persona), y de la cultura y la música (arte-unidad del ser humano), nos permite confluir en una riqueza diversa y fértil que junto a nuestras aportaciones personales, nos permite apostar por el ejercicio comunitario con todo nuestro ser: racional y sentimental.

Lo hacemos sin una intencionalidad establecida, nos orientamos más bien por intuiciones o por dejar fluir el devenir de los temas, cuidando mucho más el contenido de la escucha participativa, la comunicación profunda y la mejor de nuestra disposición emocional que nos permita aclararnos algo interiormente y en grupo, para que surja el apoyo mutuo y la ambigüedad de las palabras no nos confunda o despiste de lo que realmente nos interesa: entendernos a nosotros mismos, a l@s demás y al mundo que nos rodea.

No existen temas establecidos ni prohibidos en nuestras conversaciones, pueden partir de una anécdota personal, una inquietud o dilema, o una aparente banalidad insulsa.

Normalmente fluye sin problema la tertulia durante unas tres horas, sin agotarnos más que el cansancio físico de nuestros quehaceres cotidianos que nos obligan a levantar la sesión.

Los amores y desamores, los celos, las agresiones, el placer, la felicidad, los miedos, las angustias, el sentido de la vida, la convivencia en sociedad, las relaciones sociales, la necesidad de encuentro en intimidad, etc, etc; constituyen referencias constantes que, sin pretenderlo explícitamente, aparecen con frecuencia.

Muchas veces nos preguntamos cómo nos definimos, pues Grupo de Hombres no refleja nuestra realidad, así mismo nos interrogamos si tiene sentido lo que hacemos ya que ni nos consideramos un grupo de terapia, ni un grupo de amigos, ni un colectivo social para cambiar la realidad, ni un grupo de imitación del feminismo que lo aplica a la masculinidad. Puede que de todo esto tengamos algo pero no constituye nuestra identidad; ésta será quizás la de un intento de vivir modestamente y con cierta seriedad el misterioso y profundo cariño que los humanos compartimos en esta sociedad en decadencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s